27 Letr@s


7 meses y aquí no pasa nada

Bien podría ser el título 7 años y acá no pasa nada con el Incendio de la Guardería ABC de Hermosillo.

Fue el fatídico 5 de Junio del 2009 cuando la noticia nos golpeó a casi todos, no a todos pues a los funcionarios públicos de este país solo les inquietó un momento, mientras empezaban y terminaban sus amarres políticos, después respiraron tranquilos, sabían que los hilos se moverían a su favor una vez más, no tenía que ser diferente en esa ocasión, así se arreglan las cosas en un país secuestrado y donde el gobierno de los 3 niveles está podrido.

Me imagino al hoy ex-gobernador de Sonora ese día en su oficina:

Suena su celular momentos después del incendio, al otro lado de la conexión, alguien le da la noticia con voz excitada: ¡Jefe, esto ya valió!

-¿Ya valió que? Pendejo, explícate bien, que no ves que estoy por salir de viaje y no vengas a quitarme el tiempo, ni por teléfono, además ¿Porqué me llamas a esta línea?.

Eduardo Bours nunca cuidó su vocabulario en público, mucho menos en privado. Sentía que era la forma de que la gente lo viera como directo, como uno del pueblo.

-El incendio jefe, el terrible incendio de la guardería ABC, estoy aquí afuera del edificio y están saliendo con niños ya muertos.

Que no le extrañe a nadie que hay ciertos empleados en los gobiernos cuya función es moverse muy rápido, ellos no son burócratas, son las orejas y los ojos encubiertos de la mafia política, uno de estos, que no son pocos en cada ciudad,  llegó mientras los bomberos de Hermosillo luchaban para apagar el incendio y los padres junto con  familiares de los niños se arremolinaban frente a la guardería.

-¡No puede ser!, grita Bours al otro lado de la línea del celular. Esto le va a pegar a la campaña política del Vaquero, nos tenemos que mover rápido. No te despegues de allí por ningún motivo, márcale a mi secretario cada 5 minutos con novedades, no me marques ya a mi, ¿entendiste?

-Ok jefe, lo mantendré al tanto de esto que pasa acá a través de su secretario particular, no le marco, es una orden de usted y para mi sus órdenes se cumplen así me cueste la vida. -Por dentro pensó en realidad: o que le cueste la vida a otros, ¿a mi por qué?-.

Antes de salir de su oficina, el gobernador Bours le da una orden a su secretaria, actívame la nueva línea del celular, esta ya no me sirve y rápido, convoca a una reunión en la sala de juntas, que venga el procurador y el secretario de gobierno, ya no me pases llamadas, que vengan de inmediato.

En la oficina de campaña del Vaquero:

-Rápido dice el vaquero, comunícame con el gober. Esto pone en peligro nuestros planes.

Debo aclarar que “rápido” es la palabra más usada por los políticos para servir a sus propios intereses, para atender al ciudadano que es en lo que la deberían de emplear nunca está disponible la rapidez, para eso las cosas son tardadas, se hacen con desgano interno, mostrando siempre una actitud de servicio, además la mayoría de nosotros ya se acostumbró a los tiempos oficiales, en el fondo nos gusta tener privilegios y no nos ponemos a pensar que a la larga eso fue lo que nos llevó al triste lugar donde estamos los que no somos políticos.

El candidato a la gubernatura se enteró por el radio de la noticia, en esos momentos se encontraba escuchando música, a la pendeja, pues ya se sentía el próximo gobernador de Sonora. Se pasaba las mañanas escuchando una estación grupera y tomando café con sus amigos ganaderos.

Alfonso Elías Serrano, mejor conocido como el vaquero, tampoco pensó en las víctimas del incendio, al igual que Eduardo Bours solo pensaron en sus proyectos personales de gobierno.

-¿Que jodidos pasa con la llamada que te pedí? Le gritó a la fiel secretaria. Ya se empezaba a sentir nervioso.

En la política la gente debe demostrar que es fiel a los jefes, o de lo contrario no sirven para eso.

-Ya está en la línea el Lic. Bours, le dice la secretaría al teléfono. Le ruego me disculpe, pero es que me acaban de pasar el nuevo número de celular del sr. gobernador, que extraño, en la mañana estaba activo otro número y se encuentra en reunión y pidió que no le molestaran.

El Vaquero cierra la puerta de golpe y se echa en su silla de campaña, la misma que tenía pensado utilizar en la oficina de gobierno a finales de ese año.

-¿Que opinas Eduardo? le dice Elías Serrano. ¿Quien provocaría el incendio?

-Lo estoy averiguando Alfonso, le contesta el gober, precisamente estoy en una junta para ello, desde ahorita te lo dejo bien claro, quien haya sido lo pagará muy caro, salvo que sea uno de los nuestros, espero que no.

-Ayúdame Eduardo, le dice nervioso el vaquero, no podemos perder la gubernatura por este evento, nuestros planes no pueden arruinarse por unos cuantos niños quemados.

-No te preocupes Alfonso, le dice Bours. Tu sabes como se maneja esto, déjame aparecer ante las cámaras y ante los pinches periodistas de Hermosillo, y tranquilizaré a la gente. Voy a salir a dar unas declaraciones, no me llames al celular, alguien puede interceptar las llamadas y no queremos más problemas en este momento. Ahorita lo más importante es ponerme de acuerdo con mis gentes y tener listo lo que voy a declarar a los medios, y debo apurarme antes de que Calderón me marque, seguro va a pedirme una explicación personalmente antes de mandar a uno de sus perros de confianza.

-Una pregunta Eduardo, ¿quieres que yo también cambie el número de celular?

No hubo respuesta del otro lado, y se cortó la comunicación.

-Colgó sin decir adios, se quedó pensando aún con el celular en la oreja, y eso le preocupó al Vaquero. Fue el primer momento en que sintió de verdad que la gubernatura se le había escapado de las manos. No se dio cuenta que sus piernas le temblaban y que afuera de sus oficinas de campaña varias personas empezaban a buscar contactos en las oficinas de Padrés, el contrincante del Vaquero hasta ese día, ellos sabían que el Vaquero había perdido, nadie como las ratas para saber el momento preciso de abandonar el barco y esa nave pronto empezaría a hacer agua…

Ni Elías Serrano ni Bours pensaron en los cientos de vidas destruidas por la negligencia gubernamental. Para ellos dos solo existió su proyecto de gobierno.

Lo demás es hoy historia. Alfonso Elías perdió las elecciones para gobernador, pero lo esencial es una historia sin final, así la dejaron congelada, con el dolor inacabable de los padres que confiaron en una institución que desconocían corrompida, propiedad de amigos de políticos, que se protegen entre ellos pues son las reglas del Clan, antes que ser de algún partido en particular, son miembros de una elite política, primero están ellos, con amarres debajo de la mesa, ya no los une el color de un partido político en situaciones difíciles como esta, los une su “profesión”. Joder al pueblo, bajo el lema de toda esa casta podrida: Ser un político pobre es ser un pobre político y vivir fuera del presupuesto es vivir en el error.

Que desamparados estamos los mexicanos.

Este post es in memorian de los 49 niños que murieron por los amarres políticos que se dan todos los días en este país, y con respeto a sus padres que confiaron en un México que les cuidaría lo más preciado, pero despertaron a la realidad de la peor manera posible.

Descansen en paz esos angelitos y que sus padres encuentren la resignación.

Anuncios

4 comentarios so far
Deja un comentario

un buen programa de auditorias en todos los niveles de gobierno ya sean auditorias internas y externas ayudarian mucho para vigilar que se realice lo correcto. Al no existir un buen programa de auditorias, se presta a malos manejos sobre todo cuando hay cantidades significativas de dinero en juego. En manufactura existe el sistema LEAN que siginifica “delgado” esto es en cada paso del proceso de produccion unicamente se cuenta con lo necesario para realizar la operacion, lo contrario produce desperdicios, corrupcion, etc.

saludos

Comentario por Jorge Ochoa

Efectivamente, ayudaría mucho a que las cuentas de los gobiernos fueran claras y se atacara frontalmente la corrupción, pero volvemos al problema, en el Clan político no convienen las cuentas claras, hay ejemplos recientes de como gobiernos que pregonan que están en contra de la corrupción federal, ocultan sus cuentas en la construcción de segundos pisos y demás.
Así es imposible…

Un abrazo

Comentario por gmobuelna

Que sepan todos los burocratas corruptos que; EL 5 DE JUNIO NO SE OLVIDA.

Comentario por Alonso

Desgraciadamente no es suficiente con conservar en la memoria estos trágicos eventos, el 2 de Octubre no se no olvida tampoco y no pasa nada estimado Alonso…

Hay que movilizarnos y no darles respiro a tanta lacra política

Comentario por gmobuelna




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: