27 Letr@s


Crisis, crisis, crisis
5 octubre 2013, 10:49 PM
Filed under: Corrupción, Crisis, Economía, Finanzas | Etiquetas: , ,

crisisLlegó para quedarse, como dice el viejo dicho.

A mediados del 2008 y estando en una reunión de trabajo en la ciudad de México un invitado a la misma, empleado de Banamex a muy buen nivel, nos comentó lo que se escuchaba en las altas esferas económicas del país: Se avecina una crisis económica, que hará que la Gran Depresión de los años 30´s del siglo pasado parezca un evento simple y pasajero.

Pensé que algo así era poco probable, y mi pensamiento de ese día cada vez se torna más erróneo.  Si existe ese tipo de crisis, tan existe que ya van más de 5 años y el mundo sigue descompuesto. Varios países de Europa siguen de náufragos, Estados Unidos no levanta cabeza y México donde dependemos completamente de USA sigue atorado en el fango, con eventos que incrementan la peste de dicho pantano.

¿Cuando terminará esto? Esta parece ser la pregunta de los $64 mil pesos…



La historia lo juzgará

Le quedan 3 días al sexenio del presidente Felipe Calderón Hinojosa. Período de gobierno que quedará en la historia de México como “muy sangriento”, derivado de la guerra contra el narcotráfico que instrumentó su aparato gubernamental a lo largo y ancho de estos 6 años.

El Semanario Z publica este 26 de noviembre de 2012 un reportaje donde se le atribuyen 83 mil muertos al presidente Calderón, bien pueden haber sido 60 mil o 120 mil, para fines de criticar da lo mismo y es difícil calcular en realidad cuantos fueron atribuibles al narco y cuantos no.

Vuelvo a repetirlo, Calderón no propició la corrupción que ha contribuído en la degradación de muchos mexicanos, el presidente al igual que la mayoría de los mexicanos hemos sido victimas de un sistema que se pudrió hace muchas décadas y en el que escasos funcionarios públicos en México hacen algo de valor para componerlo y frenar esa galopante descomposición, al contrario sus ansias de riqueza alimentan la putrefacción, empezando por nuestros Senadores, Diputados y Jueces.

Fue el viejo PRI el que permitió que la educación en México perdiera valor, sobre todo en los años 70´s,  su sistema requería una fuerte prole de analfabetos para explotarlos y seguir enriqueciéndose en el poder. Presidentes como Luis Echeverría Álvarez y José López Portillo sembraron las bases del deterioro, una generación después vino el presidente Calderón a cosechar la fruta podrida.

Felipe Calderón encaró a la delincuencia, estos no se rindieron y se soltaron los demonios en la mayoría de los Estados del País, el narcotráfico es una buena parte del problema, pero no todo, entre los delincuentes las bandas de secuestradores, extorsionadores, asaltantes, contrabandistas, trata de blancas y rateros de domicilios tienen un peso muy importante, son paupérrimas las acciones de los gobiernos municipales y estatales contra estos individuos, las policías de todo el país están infiltradas, y con todo esto lo más práctico es echarle la culpa al presidente en turno, dentro de 72 horas tendremos cambio de gobierno en México y ya veremos como los enfrenta Peña Nieto, quien este día acude a su cita con el presidente Obama en los Estados Unidos y seguramente le “leerán la cartilla”, le darán línea en los principales rubros de nuestra relación bilateral y sobre todo le dictarán su postura frente al crimen organizado, apuesto a que le van a prohibir que lleve a cabo las viejas prácticas de pactar con el narco.

No coman ansias, el próximo sábado conoceremos la postura real de Peña Nieto contra el crimen organizado, calculo que será la misma que la de Calderón y es que no hay de otra, a los criminales palo duro y a los enfermos del narco un sistema de salud y de educación que los ayude salir de ese infierno.

Regresando a Calderón, los demás asuntos como la estabilidad económica del país en un mundo en crisis o el crecimiento en infraestructura no cuentan, todos le achacan el problema de la violencia.

Dentro de 3 días Felipe Calderón entrega su responsabilidad, hizo lo que hizo y la historia lo juzgará, hoy más que nunca la frase “el tiempo pone a cada quien en su lugar” está vigente.



Nicotina de contrabando

El tabaquismo en un problema grave de salud en todo el mundo, en México se le ha querido combatir vía incremento en los impuestos al cigarrillo y en lugar de frenar su consumo se ha alentado el contrabando, en el país se venden varias marcas que entran de manera ilegal vía Belice y por cada uno de nuestros puertos marítimos.

Aquí en Higuera de Zaragoza, Sinaloa, me llama la atención la marca “Golden Deer ” que se vende en tiendas de abarrotes y cuestan 20 pesos, en dólares serían aproximadamente uno con cincuenta. Estos cigarros, según la leyenda en su cajetilla están fabricados en Shanghai y el precio de venta de una cajetilla “legal” de la marca Marlboro se venden en $40 ó más, como pueden ver la diferencia en el precio es substancial.

Mientras los efectos del tabaquismo atosigan a la población, y mueren 53 mil ciudadanos al año por esta causa aquí en México, hay un millar de funcionarios públicos que engrosan sus cuentas bancarias día a día y no pasa nada.

Una preocupación adicional sería que los cigarrillos de contrabando sean más nocivos aún para la salud pues no están regulados por nadie y el mexicano con tal de ahorrarse una buena suma en cada cajetilla esté empeorando su salud de manera más rápida.



Comisión Nacional Anticorrupción, sentimientos encontrados

El detalle, como decía Cantinflas, no está en que se forme la Comisión Nacional Anti-corrupción, el detalle es que funcione dicha Comisión.

En México y dado que somos un país de católicos en su mayoría, mostramos el mismo comportamiento que los practicantes de esta religión, tienen las leyes espirituales más completas del Universo, pero no las respetan, de igual forma como país tenemos una maravillosa Constitución, leyes de toda índole perfectamente estructuradas, pero el deporte favorito de la mayoría es esquivarlas o no obedecerlas llanamente.  Así que comportarnos a un lado de la ley lo traemos en el ADN.

Por eso cuando escucho al presidente electo hablar de una nueva institución que venga a combatir el principal cáncer social que padecemos tengo sentimientos encontrados:

a. Quisiera creerle y pensar que con un nuevo organismo gubernamental podemos arreglar nuestro mayor problema.

b. No puedo creerle puesto que la corrupción necesita un tratamiento integral, prácticamente “se cura” desde el seno materno, o mejor dicho la ética se mama, se debe de aprender y practicar en casa, de lo contrario es difícil comportarse bajos sus lineamientos una vez que llegamos a la edad adulta.

Durante todos estos años que lleva el actual presidente Calderón, muchas veces comenté que la guerra que emprendió contra el narcotráfico debía haber sido contra la corrupción,  y ahora escucho que es Enrique Peña Nieto quien se lanzará en franca cruzada contra la Corrupción, de entrada le deseo lo mejor y en segundo lugar le recomiendo que piense profundamente la estrategia y tácticas que deberá poner en marcha, siendo la corrupción la madre de todos nuestros males, no crea el presidente Peña Nieto que esta se va a dejar vencer, fue más fácil vencer a la medusa griega que lo que se avecina.

Más que combatir un concepto se debe formalizar la TRANSPARENCIA en todo acto de gobierno, sindicatos y universidades públicas. Y habrá que dar un golpe de timón metiendo unos cuantos peces gordos a la cárcel, cosa que no debe ser problema, el cardumen esta grande y bien alimentado, donde ponga la mano el presidente Peña Nieto hay un funcionario o exfuncionario con cola gigante, así que, como dice el slogan de los camiones chevrolet: A DARLE Sr. Presidente que para eso lo contratamos por los próximos seis años.



Los enemigos de Calderón

Rubén Aguilar Jiménez, es un político mexicano, y no es cualquier político. Tuvo la capacidad de ser integrante del primer círculo del presidente Vicente Fox (2000-2006) y desde esa ubicación conoció y vivió a fondo y de primera mano el sistema político mexicano.

A esos niveles, distinguir en México quienes son los buenos y los malos no es difícil, y Rubén Aguilar supo hacerlo.

Hoy leo en Milenio diario parte de una entrevista que le hace Ciro Gómez Leyva y donde Aguilar señala que los muertos por la violencia en México son culpa del presidente Calderón, y me pregunto que mosca le picó a Aguilar para señalar de manera tan diligente esta cuestión.

Si bien es cierto, el presidente Caderón enfrentó de manera directa al crimen organizado, no tiene porque ser el responsable de las 60 mil muertes violentas que van en el sexenio y que Aguilar señala que van a llegar a 112 mil personas.

Como actor primario e intelectual de la política, Rubén Aguilar debe saber que estas muertes son víctimas de la falta de honestidad y exceso de corrupción en todos los niveles del sistema político-empresarial mexicano. Esas personas no estaban haciendo un trabajo honesto el día de su muerte, se fueron a delinquir por falta de bases morales-educación y de oportunidades, en cada caso el orden de estos factores se puede invertir. No murieron porque Calderón los mandó matar, murieron porque la mayoría de estos se dedicaban a actividades delictivas, y a falta de un sistema de justicia correcto en México, hoy están en sus tumbas y no en una cárcel buscando su re-adaptación a su vida.

Me gustaría que Aguilar Jiménez se aventurara por Michoacán, sin mencionar otras zonas conflictivas del país. Le preguntara a los productores agrícolas de ese estado cual es su sentimiento por estar “pagando piso” a la Familia, los Templarios y otros grupos del crimen organizado. Seguramente esa visita lo pondría con los pies en la tierra y se daría cuenta de lo complejo que es la situación en las zonas violentas de México, es imposible distinguir la frontera entre los funcionarios públicos honestos y los corruptos que permiten tal grado de destrucción del modelo de trabajo.

Si es cierto que Calderón será puesto en su lugar por la historia, en lugar de iniciar una guerra contra los narcotraficantes debió iniciar una guerra en serio contra la corrupción y castigar a tanto funcionario público deshonesto, pero aquí en México esas cuestiones se lavan con detergente Foca y no hay problema, sino que le pregunten a Luis Echeverría y Carlos Salinas de Gortari, dos de los más nefastos presidentes que hemos tenido en México y aún están vivos; aquí en México no les pasa nada a los corruptos, solo sufrimos los que no tenemos “palancas”.

En mi opinión tienen más culpa los principales líderes sindicales en México y los miembros del congreso de la unión en las 60 mil muertes que el propio Felipe Calderón. Ellos han contribuido a formar este desastre de país y de juventudes que tenemos.



Una más y aquí no pasa nada
7 noviembre 2012, 8:44 AM
Filed under: Corrupción, Política | Etiquetas: , , , ,

No hay día que no nos enteremos de desfalcos por parte de nuestras autoridades a lo largo y ancho del país. El de ayer es lo que publican importantes medios de comunicación y donde nos cuentan que el ex presidente municipal de Tapachula, Chiapas antes de terminar su mandato hace un par de meses remató 70 unidades automotrices a un precio promedio de dos mil pesos cada una.

Prácticamente una mentada de madre a cada chiapaneco y altamente indigno para todos los que pagamos impuestos en este país.

Ni pensar que ese bribón vaya a terminar en la cárcel, aquí en México el que tiene dinero difícilmente termina en prisión.



Estos cochis salieron más trompudos
23 octubre 2012, 8:24 AM
Filed under: Corrupción | Etiquetas: , , , , ,

En México tenemos un dicho: “Hay que ser cochi pero no tan trompudo”. 

Y lo utilizamos cuando una persona se excede al momento de hacer algo incorrecto, como robarse el dinero en obras públicas.

La frase me viene a la mente al momento de enterarme que aquí en Los Mochis se construyó un puente vehicular sobre un dren y el costo de la obra fue de 5.4 millones de pesos (320 mil euros o 416 mil dólares americanos).

Con esa cifra podemos construir una residencia de varias plantas aquí en México, no solamente un puente, y que los funcionarios públicos de esta parte del país gasten este importe en un pequeño pontón es una burla más.

Los que llegamos a pensar que un funcionario emanado del PAN sería menos ratero que uno del PRI, tristemente nos equivocamos; sin importar el color político, todos los funcionarios públicos en México son una mierda.

Y todavía tienen el descaro de inaugurarlo con bombo y platillos.