27 Letr@s


El único acierto de los dos gobiernos panistas

¿Quien recuerda los terribles años donde la inflación era de 2 y 3 dígitos en nuestro país? Fueron los años 70´s y 80´s.

La inflación, también conocida como “el impuesto de los pobres”, acunó nuestra elevada base de población de bajos recursos en el país.

Eran años donde los servicios y productos duplicaban el valor rápidamente, además era común que se escasearan, resultado de un círculo vicioso, se creaba esa falta de producto para que el efecto de la demanda incidiera en nuevos precios más elevados.

Lo más relevante de los dos gobiernos panistas que hemos tenido en nuestro país a partir del año 2000, es precisamente que han hecho todo lo que está a la mano para controlar la inflación, así que no restemos importancia a estos gobiernos, que al igual que el de Ernesto Zedillo (1994-2000) han estructurado nuestra economía; habría que aclarar que Zedillo tuvo la suerte de coincidir con Bill Clinton en esos años, cuando había un presidente adecuado en USA y su economía era pujante, de no haber sido por eso, nuestro presidente de finales del siglo pasado nunca hubiera tenido éxito.

Los dos presidentes del Pan han tenido una terrible suerte, el mundo ha estado en crisis económica desde el 2001, así se complica bastante la existencia de sus proyectos.

Lo ideal es que estos dos últimos gobiernos panistas hubieran tenido mano firme y se hubiera combatido la corrupción, esta es similar a la inflación, ambas construyen pobres al por mayor y nunca serán tan dañinas como el narcotráfico, esta última se combate con educación y cultura, las primeras con leyes y programas de gobierno. En esto sigue confundido Felipe Calderón.



¿Comunicación?
22 octubre 2009, 10:00 PM
Filed under: Política | Etiquetas: ,

Clinton y MarceloLa comunicación es de doble vía. ¿Entenderá Marcelo lo que le está diciendo Bill Clinton?

Lo dudo, y no porque no sepa inglés, pienso que Marcelo Ebrard está pensando 24/7 en lo que él considera su próximo puesto: La presidencia de la república y otro asunto no le entra en la cabeza, como bien podrían ser los problemas de fondo en el Distrito Federal.

El tamaño del bocado que planea Marcelo no le entra por la boca, veo difícil que pueda llegar al final incluso.

Por otra parte, estas reuniones le otorgan a Marcelo un lugar no merecido.