27 Letr@s


Julio Scherer y el Mayo Zambada

Ambos ya son leyenda en México. Julio dentro de las letras del periodismo, el Mayo desde las intrincadas redes del narcotráfico.

Los dos comparten algo en común, han vivido ligados a la corrupción y en un momento dado, la elite política-gubernamental de México los quiso desechar, ambos han resistido contra viento y marea.

Julio proviene del viejo periodismo que nació y creció al amparo del viejo PRI, de aquellos diarios que no movían un dedo si el Presidente o Tlatoani de los mexicanos no lo autorizaba, y los dueños de la prensa se enriquecían publicando boletines y felicitaciones de los gobernantes en turno. Cuando se quiso rebelar en los años 70´s lo corrieron de Excelsior “el periódico de la vida nacional” y a partir de ese día el influyente diario fue oficial al 100%.

El Mayo proviene de los campos de cultivo de la droga en México, se formó como lo hacían los capos de antes, con hombría campirana -valientes, bebedores y mujeriegos- y siguiendo ciertas reglas que mantenían el orden en esas regiones, eran a su vez la caja chica de los gobernadores en turno en Sinaloa, algo tan común en el negocio narco-gobiernos que incluso la CIA sigue teniendo en el narcotráfico su fuente de financiamiento off the record. Cuando quiso mostrar, al igual que Scherer, su poderío e influencia, el gobierno lo desconoce y destapa su historial: Un bandido que nos hace daño.

El Mayo y Julio son leyenda, lo que hayan platicado en la reciente entrevista que le hizo el periodista al capo poco importa, eso se olvidará mañana, la imagen de ellos no. Ambos han demostrado siempre que sus intereses personales son primero que nada.

Y ambos tienen otra cosa en común, el oficio de ambos continuará el día de mañana que ambos falten.

Y la leyenda crecerá…

Anuncios


Golpe tras golpe, la carne afloja.

1917926Capturan a hijo de ‘El Mayo’ Zambada.

Cuando uno viaja a Culiacán, Sinaloa, es muy común escuchar historias de los capos del narco, no podría ser al contrario, pues la economía de esa ciudad está apalancada por el narcotráfico. Del Mayo Zambada se cuentan historias que bien podrían ser éxitos de Hollywood, ese señor es dueño de vidas y almas en la capital sinaloense. Un día puede mandar matar a una persona, otro día regala becas a estudiantes, ayuda a un enfermo, o desaparece al jefe de una familia señalando a la viuda que no se preocupe, que la cuenta está saldada y ella y sus hijos ya no peligran.

Con la detención de ‘El Vicentillo’ se afecta significativamente la capacidad operativa y de trasiego del Cártel de Sinaloa.

Golpe tras golpe el gobierno en turno está demostrando que puede meterlos al redil, o sea que operen bajo un perfil muy discreto, como lo hacían en los 90´s, 80´s y décadas anteriores. Señores, sabemos que el narco no va a acabarse nunca, ya lo señaló además Carlos Fuentes, el narco no fue invento mexicano, así que es mejor que haya paz, dejen de secuestrar y extorsionar y todo el mundo tranquilo, hasta regresarán sus clientes americanos al retomar vuelo el turismo.

Las negociaciones entre narco y gobierno son inminentes.