27 Letr@s


Narco Estado o ¿Estado Violento?

Mario Vargas Llosa, uno de los grandes intelectuales latinoamericanos del siglo pasado y lo que llevamos de este, le dedica su último editorial en El País a México, en especial la guerra que lleva a cabo el gobierno de México contra el Narco. El artículo lo titula El otro Estado.

Crecí en el Estado de Sinaloa, entidad federativa de México, ligada al narco por excelencia. Pocos estados en el país desarrollaron esa fama a partir de los años 60´s, los viejos capos mexicanos de la droga fueron sinaloenses, algunos se acuerdan de Don Neto y Caro Quintero, o de Amado Carrillo, posteriormente de Miguel A. Félix Gallardo y de sus sobrinos, los Arellano Félix, cabezas hasta la fecha del narco en Baja California, y por último tenemos al Chapo Guzmán y al recientemente fallecido Arturo Beltrán Leyva. Todos han sido sinaloenses, bragados y con cierta honorabilidad, fueron violentos solo ante las traiciones, por eso el pueblo los idolatra y canta sus canciones en forma de corridos, son cumplidores, enamorados y parranderos, no se metían con el ciudadano común y corriente.

Vargas Llosa propone en su escrito, que legalicemos el tráfico de estupefacientes, y algún día de este siglo eso pasará, el detalle es que el narcotráfico es una actividad que nutre a la corrupción oficial y viceversa, ¿que hacemos con los narcos y toda su estructura el día que sea legal transportar y vender droga? Esa actividad  la dominarían en el mediano plazo empresas eficientes, digamos que transnacionales del tipo Procter & Gamble o Unilever, supongo que Estados Unidos no permitiría que unos cuantos mexicanos tipo Pedro Infante les controlaran los dólares, ya sabemos como se comporta el gringo cuando su posesión más preciada -los billetes verdes- anda en otras manos. Sería como el caso del alcohol en Estados Unidos, la mafia italiana no es dueña de las cervecerías ni de los fabricantes de Whisky u otras bebidas, la mafia americana es hoy parte del narco y del juego organizado, pero todo desde el área ilegal y allá si le temen a la pena de muerte, por lo que evitan secuestrar.

El típico narco mexicano ha degenerado, de ser el Lamberto Quintero, que ganaba dinero para enamorar muchachas, al narco violento, que decapita a sus rivales, ya no hay hombría en eso, antes se mataban a balazos, de frente, hoy se trabaja con una violencia bestial, sin respeto a mujeres, niños o personas no ligadas al narco.

El narco mexicano de hoy, tiene una actividad que no podría mantener la disciplina que requiere una empresa de cientos o miles de millones de dólares, no está capacitado para administrar bajo la ley sus negocios, no podrían competirle en el largo plazo a una empresa bien estructurada, así que la forma de ganar dinero fácil, que es lo que mueve a muchos narcotraficantes tendría que migrar a otras actividades, como lo son el robo con violencia, la extorsión y el secuestro, de ser así, mejor que no legalicen al narco, nos van a cambiar una actividad violenta por una peor como es el secuestro, el narcotraficante mexicano no va a renunciar nunca al dinero fácil, ni la mayoría de los políticos que ha comprado el narco en México.

Lo peor de todo es que no es que no haya solución al peor problema de nuestra historia, el detalle es que no hay quien quiera implementar las medidas que se requieren -ataque a la corrupción oficial- para que salgamos de este hoyo, donde cada día se parece más al narco, solo se sale de esto con los pies por delante. Digo lo de no hay quien quiera, pues todo político bien encumbrado piensa: Yo de pendejo me pongo a tratar de arreglar esto, mejor me embolso todo el dinero que pueda y que el que venga detrás trate de arreglarlo, y así pasan los años y empeoran las cosas.

Si México deja de ser Narco Estado se convertirá en Estado más Violento y terminará en Estado Fallido, ¿que hacemos? ¿Por donde le atoramos?



Aplaudo la valentía del arzobispo

“El arzobispo de la Arquidiócesis de Durango, Héctor González Martínez, aseveró “más adelante de Guanacevi, por ahí vive El Chapo, todos lo sabemos, menos la autoridad”.

Así empieza la nota de El Universal. Aplaudo la valentía del arzobispo, pues ya basta que Durango esté sometida por el crimen organizado, la empresa para la que prestaba mis servicios hasta el cierre de 2008 es un ejemplo de lo difícil de operar allí en la legalidad, sufrimos robo de camiones y sus mercancías, asalto a vendedores, amenazas y extorsión al gerente de la sucursal, etc.

No se puede vivir en ese clima que impera en Durango y bien por el arzobispo que pone el dedo en la llaga.



El Chapo se le escapó al PAN, pero con el Labastida no lo hubieran detenido nunca
21 marzo 2009, 2:53 AM
Filed under: Corrupción, Crisis | Etiquetas: , , , , ,

fporFrancisco Labastida Ochoa no fue cualquier gobernador, fue un gobernador que tuvo contacto estrecho con el narco al haber dirigido al estado de Sinaloa. Durante su gestión siempre se rumoraron dos cosas: Su homosexualidad disfrazada y el estar coludido con el narcotráfico.

Perdió la presidencia de la república contra Vicente Fox, hoy leo una declaratoria de este ex gobernador de Sinaloa: Chapo aparece en Forbes porque se les escapó. El detalle es que con él al frente de México, el Chapo y otros jefes importantes del crimen organizado que hoy están presos, nunca los hubieran capturado.  

El Chapo se fugo a los dos meses de iniciar el gobierno de Fox, el personal de las cárceles en México dependía aún de los operadores priistas. Permitir la fuga del chapo le crearía ruido -como lo hizo desde ese día- a la administración de Fox. El PRI se beneficia con la fuga del chapo.




Forbes y el chapo Guzmán

6a00d83452012969e200e54f1960eb8833-800wi

Vaya relajo que ha causado en mi país el artículo sobre los multimillonarios donde se ubica al narcotraficante mexicano más famoso hoy en día, me refiero al Chapo Guzmán.

Es válido hasta cierto punto que el gobierno vea moros con trinchetes, y señale que esta publicación es parte de la campaña de desprestigio que se vive contra nuestro país por parte de los vecinos del norte, pero en realidad no puede ser que en este momento se le ocurra a Obama pensar en algo así, vaya, nunca un presidente de USA ha estado tan ocupado resolviendo sus problemas internos como para tener tiempo en querer jorobar al vecino del sur. Lo del estado fallido ya lo venían manejando los empleados del gobierno de Bush más que nada, insisto Obama no buscaría desprestigiar a México, no le conviene.

Si el presidente Calderón hubiera tenido claro que en 1989, Pablo Escobar, “El Patrón” -como se le conocía entonces al narco colombiano-, fue ubicado por Forbes como el séptimo hombre más rico del mundo, no se hubiera puesto a la defensiva. Por eso considero que en estos días el comentario más acertado corresponde a Enrique Quintana en su columna: “Los editores de Forbes nos recuerdan una vez más que más allá de la violencia y el crimen asociados al tema del narcotráfico, éste representa un negocio. Le pongo un caso radicalmente diferente al de “El Chapo”: Jerónimo Arango y familia. Aparece como el número 4 en México y el 178 en la lista. Sin embargo, no hay información pública respecto a la dimensión de los negocios de la familia Arango tras la venta de Grupo Cifra a Walmart”.

También vale la pena comentar que Fidel Castro apareció en la lista del 2006 de Forbes, como el dirigente político latinoamericano más rico, y más atrás Osama Bin Laden,  el villano favorito de Bush, fue listado en esa revista en 1975

Señores no hagamos olas, hay que ponernos a trabajar como lo está haciendo Obama en este momento: Atareado hasta la madre!!! y con un objetivo muy claro.