27 Letr@s


Cortafuegos

Con esta obra de Henning Mankell se me agota la saga del inspector Kurt Wallander, ya no me quedan más libros del gran policía sueco por leer -salvo La pirámide, que transcurre cronológicamente antes que su primer libro-, precisamente en este 2010 Mankell publicó en español la última aventura de Wallander –El hombre inquieto– y lo retiró de las fuerzas policiacas, así que disfrutaré esta novela que he empezado a leer en esta noche fresca de Tijuana, expectante por la posible violencia que se desate a raíz de la detención de más de 60 agentes de diversas corporaciones por parte del ejército mexicano y por la muerte de un capo de alto rango en la ciudad de Guadalajara que respondía al nombre de Ignacio Coronel.

No tengo idea que leeré después de haber terminado con la obra de Henning Mankell, la trama sueca está muy bien lograda y celebro haber leído la trilogía de Stieg Larsson antes de haber descubierto a este autor, no le hubiera leído con la frescura que lo hice y me permitió disfrutar enormemente las peripecias de Lisbeth Salander y Mikael Blomkvist, personajes principales de los libros de Larsson.

Sobra decir que son de lectura obligada ambos autores.



El lobo de siberia

Estuve batallando hoy para encontrar la nueva novela de Henning Mankell, llamé a librería Gandhi y fui a Sanborns Río, en ninguno de los dos lugares la tenían, Sanborns no tenía una sola de las obras de Mankell, así que la lectura de la saga de Kurt Wallander tendrá que esperar unos días.

Aunque Tijuana es una de las ciudades más importantes de México, en el aspecto cultural estamos muy lejos de compensar el aspecto económico de la ciudad, en Tijuana se lee poco, no tengo una estadística que lo corrobore, pero es notorio ver las librerías con poca gente y en las pláticas de café es poco frecuente que el tema sea precisamente literario, incluso no hay difusión sobre bibliotecas públicas, no conozco a nadie en esta ciudad que tenga carnet de una de las que hay en la localidad.

Buscando “El Hombre Inquieto” del referido autor líneas arriba, me topé con la novela “El Lobo de Siberia” de James Patterson, leí la contra portada y me agradó la trama, pero más me agradó su precio: $99 pesos, algo así como $7.62 usd. Esta semana una persona me comentaba aquí mismo en el blog que la lectura en México no era barata, y en efecto, no la es, por lo tanto hay que buscar aprovechar precios rebajados, como este caso, y lamentablemente es más caro que el grueso de la población tenga poca cultura, no solo respecto a libros, es un padecimiento general.

Ya les comentaré en una próxima actualización a esta entrada que me ha parecido El Lobo de Siberia, esta noche lo empiezo a leer.

Actualización Lunes 23 de Noviembre, 2009:

A medio libro, me está resultando entretenido, es como compararlo con una buena película de acción, no la mejor, pero salir del cine a gusto por haber invertido el boleto en una obra que me entretuvo muy bien.

Si compráramos los libros o fuéramos al cine tratando que la novela o película en cuestión fuera la mejor leída o vista hasta el momento, nuestro esparcimiento se frustraría, hay que disfrutar los libros y ver las películas como lo que son, y gritar bingo cuando una nos parezca buenísima.



Asesinos sin rostro

Anoche a eso de la 1 a.m. me venció el sueño, no pude terminar de leer “La sombra del Viento”, he retomado la sana costumbre de al menos leer un par de horas por las noches, y cuando se puede más.

El fin de semana ordené la primera novela que planeo leer de Henning Mankell, famoso escritor sueco de novela negra (me gusta más decirle novela de acción, drama y suspenso).

De pasada al Banco a arreglar pendientes de la oficina me desvié un par de cuadras y llegué a la Gandhi aquí en Tijuana, allí me tenían apartada esta novela, de inmediato fui a guardar el libro al compartimiento de equipaje de la moto, no quiero caer víctima de la curiosidad y abrir el libro en horas de trabajo, primero lo primero.

Si todo va bien, a eso de las 10:30 pm de esta misma noche ya podría estar leyendo la vida y traspiés de Kurt Wallander, el héroe de sus novelas. A raíz de la trilogía Millenium de Stieg Larsson, leída el pasado mes de octubre, he definido que la novela negra es uno de mis géneros literarios favoritos, pienso recortar presupuesto a idas al cine -por lo general voy solo-, dejar de tomar café en cafeterías, comprar menos cerveza en el Oxxo y costearme un libro de Mankell cada semana, con eso termino el año, ah, más el libro “La mano de Fátima” de Idelfonso Falcones que ya lo había adquirido en Amazon hace una semana y que reposa en el P.O Box de San Diego, mientras paso por el.

Idelfonso escribió La Catedral del Mar, no la leí a pesar de que me regalaron el libro pues acababa de leer “Los Pilares de la Tierra” de Ken Follet y de catedrales ya estaba en esos días hasta el gorro. Probablemente después de la esta su segunda novela de Falcones la empiece, con Ruiz Zafón me resultó, leí primero su segunda novela de éxito.

Regresando al libro de Mankell, luego les comento que me pareció, pagué $109 pesos (menos de $8.50 usd, o menos de $5.50 de euros) en Librería Gandhi. No está cara para  tres o cuatro noches de placer.

Actualización Noviembre 18 del 2009:

Anoche empecé la novela en cuestión, con tanto café que toma Kurt Wallander pienso que no necesitaré tomarme uno en todo este día. El libro empieza muy bien, adelanté unas cuantas páginas y me está gustando, bien por Mankell, veo venir una gran amistad hacía su obra.

Actualización Noviembre 19 del 2009:

La novela está siendo una delicia, aparte de que Wallander toma café como cosaco, está estructurada de manera ágil, nos muestra la humanidad del protagonista y recrea de manera áspera el invierno típico de Escandia.  Vamos bien…

Actualización Noviembre 20 del 2009:

Me faltó muy poco anoche para terminarla, le daría un 8.5 sobre 10. Al tener lugar esta historia a principios de los 90´s, gran parte de la tecnología actual no estaba en uso de forma masiva, como una lap top, una computadora apple, un celular con sus cientos de sms, un iPod, un GPS, etc, creo que pasaré a comprar en estos días la más reciente obra de Mankell y constatar de que Wallander esté al corriente en este aspecto, de lo contrario sería como ver películas del 007 sin nuevas armas. Por eso la trilogía de Larsson me encantó, está totalmente actualizada en cuanto a cuestiones tecnológicas.

Les dejo la liga donde viene el adelanto de la más reciente novela con Wallander.