27 Letr@s


Las guerras de los Gringos

Estados Unidos siempre está en guerra. Ellos son expertos en defender sus intereses por la vía armada. Así ha sido siempre, son una potencia en el arte de la Guerra.

El mexicano siempre escuchó por radio, leyó en la prensa y vio en Cine o TV las guerras creadas o donde participaron de ¿invitados? los “americanos”.

Los gringos pelearon la II guerra mundial por cuestiones estratégicas como frenar a Hitler, por impedir el comunismo en la guerra de Corea y a partir de allí, las guerras en las que han participado de manera directa han sido por proteger sus intereses: Droga, petróleo, etc.

Por supuesto, escribí DROGAS, como fue en el caso de Vietnam en los 60´s, Nicaragua en los 80´s  o Afganistán en la actualidad. Y repito, mientras las vimos a distancia esas guerras eran entretenimiento puro para los mexicanos, ahora que tenemos la guerra contra las drogas en nuestro propio suelo, nos asustamos, nos quejamos del gobierno, siendo que es de nueva cuenta una guerra de los gringos, solo que peleada por puros mexicanos básicamente.

Anoche que leía un avance del libro “American Conspiracies” escrito por el ex gobernador de Minnesota, un tipo rudo llamado Jesse Ventura, pensé en este post, sobre todo que la CIA tiene estrechos vínculos con el narco a nivel mundial, y es con dinero derivado de este negocio aún ilícito es como financian muchas batallas gringas.

¿Puede la CIA ayudar al gobierno de México para asestar golpes duros en los cimientos -finanzas- del narcotráfico? SI PUEDE, pero NO CREO QUE QUIERA.

Los integrantes de la CIA son quienes más se benefician de que el narcotráfico siga siendo ilegal, y en todo esto el apellido Bush sale a relucir. Los mismos que se han hecho inmensamente ricos con las guerras por el petróleo, apuesto que si el día de mañana las drogas se legalizan en USA una empresa de los Bush tendría la mayor participación de mercado. Los Bush han sido siempre la mano detrás del trono, excepto cuando han estado en el trono, así empezó Prescott Bush, el abuelo del último presidente de esa corrupta dinastía. Y si se preguntan que gringo ya tenía la mesa puesta si la II guerra mundial la ganaba Hitler, exacto, ese era Prescott Bush.

Probablemente no compre el libro en Amazon, no en este momento, cuesta $9.99 USD pero mientras me espero y termino otros libros pendientes de lectura, me estaré preguntando que otras mentiras les dice el gobierno de ese país a los estadounidenses y nos cuenta Jesse Ventura en su último libro.



Jon Lee Anderson

Bien haría al presidente Felipe Calderón leer la entrevista que le hace el periódico Milenio a Jon Lee Anderson, uno de los periodistas que en la actualidad pueden presumir de haber vivido y reporteado guerras por todo el orbe desde el 2001, amén de haber participado en la edición de perfiles a famosos como Fidel Castro, el Che Guevara, el Rey Juan Carlos de España,  a Sadam Hussein y al muy polémico dictador de Venezuela Hugo Chávez.

A la pregunta expresa de: ¿Se puede declarar una guerra a un fenómeno como el narcotráfico?

Contesta: “Entonces es como Bush, que declaró la guerra contra el terrorismo, la guerra a un fenómeno; es un poco como declarar la guerra contra los tornados o los sauces. Los sauces probablemente podrías lograr talarlos a todos, a los tornados es más difícil, pero el tornado es un poco comparable a un fenómeno como el narcotráfico o el terrorismo. Declararle la guerra a un fenómeno es una formulación política de una intencionalidad. Lo hizo en su momento Bush con el terrorismo, después del 11 de septiembre, y hubo consecuencias desastrosas“.

16 mil muertes después, aún es tiempo de que el presidente de México se retracte de declararle la guerra a un fenómeno, a un asunto que no se le puede combatir de esa forma, al narcotráfico, a la drogadicción, a la corrupción se les empieza a combatir con Educación y después con el ejemplo que deben de dar los funcionarios públicos: Ser éticos. Con estas dos armas es como se le puede ganar la guerra a algo peor aún, a la INJUSTICIA, realidad que reina sobre los Méxicanos.

Y ya que Calderón esté leyendo la entrevista en cuestión, que la termine y se entere de lo que piensa de la política mexicana un periodista de clase mundial, le preguntan:

¿Qué historia te gustaría contar de México?

y responde: “Nunca he reporteado en México. Para mí México, la política mexicana, es lo complejo, lo difícil, lo subterráneo, lo escondido; es un poco como el Kremlin de la época de la URSS o quizá también de hoy en día. Es decir, es un país donde uno ve la consecuencia de la política: los gobernadores mexicanos siempre están declamando en público, el presidente también, pero hay una política subterránea en México que hace brotar cosas inverosímiles y muy violentas, que siempre me han hecho pensar que aquí hay arena movediza; aquí el Estado sí tiene la cabeza fuera pero el cuerpo escondido. Los lazos entre lo legítimo y lo ilegítimo en México siempre me han parecido demasiado entrelazados y esta guerra así lo demuestra“.

Y espero que al terminar la lectura, el presidente Calderón tenga un solo sentimiento: VERGÜENZA.

Si es que Felipe Calderón es hombre cabal, la sentirá y estoy seguro que le darán ganas de  tomar decisiones apropiadas, que tanta falta nos hacen.