27 Letr@s


Adobe Digital Editions

Durante el último año, la lectura de libros impresos la he intercalado con lectura de .PDF´s en Adobe Reader y libros comprados en Amazon que leo en la pantalla de mi computadora mediante el Kindle for Mac. Hacerlo mediante este último software me hizo que odiara leer utilizando el Adobe Reader, principalmente debido a que no te guarda la página en la que te vas quedando y la interacción con el texto es casi nula.

Para mi sorpresa, anoche descargué gratis en mi lap top el Adobe Digital Editions y comprobé que tiene características que lo hacen al igual que el Kindle for Mac o for PC muy placenteras, como mantenerte en la última página que has leído independientemente si cierras el programa y apagas la computadora y marcadores que te permiten resaltar lo interesante. Agrego que no pude instalar el software en mi Mac de escritorio, pero con tenerlo en la lap top con windows 7 es más que suficiente.

Para quienes no desean invertir en un lector digital, llámese Kindle, Nook, Cybook Opus,  Sony Reader o un iPad el Adobe Digital Editions es una excelente opción, mejor que el Kindle for PC o Mac debido a que hay infinidad de textos gratis en la web en formatos .PDF que se arrastran hasta la biblioteca de este programa de Adobe y se pueden leer de manera muy grata.

De igual forma si el texto digital que deseas leer no está gratis en la web, importantes librerías como Gandhi te venden –aunque caros– textos que podrás disfrutar en Adobe Digital Editions, fue precisamente que en el sitio web de esta casa de libros me enteré del software mencionado.

Lo siento por las imprentas, esto es un golpe duro a sus aspiraciones, pero todo cambia y los que no tengan la habilidad de adaptarse o de preferencia anticiparse a los cambios están condenados a fracasar. No estamos lejos de que los grandes escritores a nivel mundial renuncien a vender sus nuevas obras a través de editoriales que solo encarecen la lectura, ya lo mencioné hace un par de años, autores como Dan Brown, James Patterson, J.K. Rowlling, Henning Mankell, Carlos Ruiz Zafón, Arturo Pérez Reverte y un muy largo etcétera no necesitan ya del editor, pueden establecer un sitio en internet y vender directamente sus escritos al consumidor final, estoy seguro que eso lo veremos muy pronto.



El grave problema de la falta de valores en México
12 agosto 2010, 6:13 AM
Filed under: Cultura, Lectura | Etiquetas: , , , , , ,

En la obras de Henning Mankell no es difícil fabricar un personaje, no lo digo por restarle méritos al trabajo del novelista sueco, lo digo por lo fácil que es encontrar personajes aspiracionales en un país desarrollado. En cambio, acá es complicado para el escritor latinoamericano encontrar personajes estables económicamente.

En Suecia un policía, un conductor de trenes, un empleado común puede ser el protagonista de una novela, tiene el sustento asegurado mediante su sueldo y puede “dedicarse” a ser el héroe del libro en cuestión sin morirse de hambre y respetando los valores que acá en el tercer mundo de América hemos ido perdiendo.

Cómo desarrollar una trama, por ejemplo, con un personaje que es cartero o vaya policía, si lo que ganan en México no les alcanza para reponer de su bolsa los zapatos que gastarían en su trabajo, como recrearlo si al medio día tienen que ir a un Oxxo a comprar una sopa Maruchan y una coca cola para alimentarse. ¿Quien en sus cinco sentidos aspiraría a ser un personaje así?

Sin embargo, alguien como el jefe de un cartel del narco, que gana millones de dólares en una transacción, que posee yates, coches y mujeres guapas, aunque no tenga ética y sea un asesino despiadado, eso si, que deja buenas limosnas a la Iglesia, sería el sueño de muchos jóvenes, una buena aspiración según ellos, ese es un grave problema para nuestra sociedad.

No es que haga falta un Henning Mankell en México o Latinoamérica, lo que necesitamos es orden en la vida cotidiana, eso orden que solo pueden dar los valores correctos en las personas. Orden que es más que necesario cuando iremos observando en los próximos años como decenas de miles de recién egresados de las universidades no encuentran un empleo que les remunere de forma apropiada sus sueños.



El Chino
11 agosto 2010, 9:01 PM
Filed under: Cultura, Lectura, Literatura, Novela | Etiquetas: , ,

Esta noche conseguí una nueva novela de Henning Mankell, la obra se titula ‘El Chino’ y la había dejado de lado pues iba leyendo uno a uno los libros de este escritor sobre el inspector Kurt Wallander.

Fui a la librería Gandhi y encontré la edición Maxi Tusquets, así que de $289 que costaba la edición de tapa rígida encontré esta que solo me costó $159 pesos, menos de $13 USD.

Me fui aficionando a la novela negra debido a la excelente pluma de Mankell, te logra mantener muy atento en cada uno de sus libros, tiene una imaginación privilegiada.

Esta obra tiene 615 páginas, así que espero que sea la delicia de algunas noches, antes de pagar este libro me di cuenta que ya está a la venta una obra de Paulo Coelho que se titula ‘Las Valkirias’ y al buscar información al respecto resulta que es un texto de hace algunos años, y lo están reimprimiendo, espero poder comprarlo la próxima semana cuesta $179 pesos.



Cortafuegos

Con esta obra de Henning Mankell se me agota la saga del inspector Kurt Wallander, ya no me quedan más libros del gran policía sueco por leer -salvo La pirámide, que transcurre cronológicamente antes que su primer libro-, precisamente en este 2010 Mankell publicó en español la última aventura de Wallander –El hombre inquieto– y lo retiró de las fuerzas policiacas, así que disfrutaré esta novela que he empezado a leer en esta noche fresca de Tijuana, expectante por la posible violencia que se desate a raíz de la detención de más de 60 agentes de diversas corporaciones por parte del ejército mexicano y por la muerte de un capo de alto rango en la ciudad de Guadalajara que respondía al nombre de Ignacio Coronel.

No tengo idea que leeré después de haber terminado con la obra de Henning Mankell, la trama sueca está muy bien lograda y celebro haber leído la trilogía de Stieg Larsson antes de haber descubierto a este autor, no le hubiera leído con la frescura que lo hice y me permitió disfrutar enormemente las peripecias de Lisbeth Salander y Mikael Blomkvist, personajes principales de los libros de Larsson.

Sobra decir que son de lectura obligada ambos autores.



Pisando los talones

Anoche empecé una novela más de Henning Mankell, se titula ‘Pisando los talones’ y de nueva cuenta pertenece a la saga Wallander.

Me ha resultado adictivo desde el año pasado haber ido leyendo una a una las novelas de este gran escritor sueco, el género de novela negra es fascinante, sobre todo con un inspector como Kurt Wallander que se encuentra a años luz de ética de lo que sería un policía similar en México y Latinoamérica, acá es imposible, ni en ficción podríamos imaginarnos a un miembro de la PGR que fuera igual de decente.

La novela es fascinante, ya leí las primeras 100 páginas, algo así como el 25% de la obra y me ha resultado muy placentero.

Por enésima ocasión recomiendo ampliamente una obra de Mankell.



Antes de que hiele

Esta semana que pasó leí un libro más de Henning Mankell, se titula ‘Antes de que hiele’ y de nueva cuenta las aventuras del inspector Kurt Wallander me transportaron al sur de Suecia, ese país de vientos fríos y crímenes resueltos.

Linda Wallander empieza a tener protagonismo, supongo que Mankell la va preparando para suceder a Kurt en sus aventuras policiacas, la trama es exquisita, sus 318 páginas se me fueron volando.

Poco a poco las obras que leo en la pantalla de mis computadoras se van acumulando y encontrar estos libros de manera gratuita en la web aunque no lo crean me dejan un sentimiento de culpabilidad, a la larga si todos leemos sin pagar las obras de los demás terminaríamos matando a la literatura, así que prometo no abusar de Scribd.



La reseña que es imposible de escribir en México, no hay material al respecto

Nuestra realidad política no solo ha robado las oportunidades a millones de personas hoy desamparadas, sin estudios, sin empleo, sin derecho a una pensión cuando el invierno les llegue.

En mi caso me ha robado la oportunidad de una reseña de novela policíaca, género conocido en todo el mundo como novela negra.

Los suecos son grandes escritores de este tipo de novela, Henning Mankell, el fallecido Stieg Larsson y en mis manos tengo la obra “Aurora Boreal” de Asa Larsson, podría pasarme el resto del día señalando a estupendos autores europeos amantes del suspenso policíaco, por lo que es triste rebuscar en la literatura moderna mexicana y no encontrar algo similar, acá no tenemos novela negra, imposible recrear alguna trama donde se involucre a los oficiales de policía y hacer a una lado la corrupción, imposible.

En México nadie estaría interesado en leer una novela policíaca, todos sabemos que la Policía en nuestro país es por lo general un organismo devaluado, son pequeños seres sin capacidad para ser íntegros, han rebajado tanto esa bonita profesión que todo lo relacionado suena a burla, a engaño, son empleados del hampa en su gran mayoría y lo último que les interesa es servir y proteger a la sociedad.

Así que los lectores que gustamos de la novela negra nos vemos obligados a recurrir a los suecos, a esa investigación bajo el frío austral, pero policías honestos.

Empezaré esta novela hoy en la noche, en el verano más frío -y por lo tanto agradable- que me ha tocado disfrutar en mi Tijuana (Por las noches es común que estemos a 16°C).

Adquirí la obra en Librería Gandhi, costó $248 pesos, aproximadamente $19.84 USD, no es barata la lectura en mi país, por lo que le doy las gracias acompañadas de un fuerte madrazo a los políticos que lo han hecho posible, ayudaron a construir un pueblo incapaz de leer.



El hombre inquieto

No, no les voy a hablar de mi en esta ocasión, o tal vez solo un poco. Ese es el nombre del último libro de Henning Mankell y amenaza el autor con dejarlo como el último libro de la serie Wallander, y honestamente no deseo que suceda así.

Los últimos dos meses y medio me metí de lleno a la saga policiaca de Mankell, me hice fan del inspector Kurt Wallander y la Suecia descrita en los 7 libros leídos de este autor me encantó, algún día tendré que visitar Ystad y otras varias ciudades suecas, a manera de tributo a Mankell y su obra, pero sobre todo a respirar el frío aire de esa Suecia que se termina añorando en sus escritos.

Me gustaría ser la mitad de ordenado que el inspector Wallander y quisiera tener al menos una cuarta parte de su capacidad de auto disciplina, a estas alturas de mi vida y con más de la mitad del tanque de combustible quemado es algo que no puedo dejar ya de lado.

Empecé leyendo a un inspector de policía que no disponía de un celular en 1991, año en el que transcurre la primera novela, la saga continuó por los 90´s y pasó al nuevo siglo, y con este llegaron los adelantos tecnológicos que sin los cuales hoy en día nos sería imposible imaginar una vida normal: El celular y la pc.

En lo personal utilizo dos celulares a diario, uno es un smartphone que requiero para estar en línea por donde ande, es una Blackberry con servicio de Nextel y telefonía celular, el otro es un simple teléfono celular LG, que me sirve únicamente para hacer y recibir llamadas, sobre todo a los números que tengo y donde me tienen en planes gratuitos, por el primer teléfono la empresa paga 800 pesos al mes por radio e internet, y unos cuantos pesos más por algunas llamadas que realizo, por el segundo teléfono que es personal pago solo 200 pesos, el plan más económico en Telcel. Respecto a las pc´s, utilizo dos, la que llevo al negocio y es una laptop HP reciente y sobre mi escritorio en casa reina una iMac de 24″, ha cumplido dos años ya, pero es más eficiente que muchas que se operan con sistema de Microsoft. Me sería prácticamente imposible desempeñar mi trabajo sin la Blackberry y sin una pc, supongo que para un buen inspector de policía hoy en día debe ser similar.

Ayer terminé “El Cerebro de Kennedy”, una de las novelas de Mankell que no son sobre el inspector Wallander, pero es que me ha costado trabajo encontrar en Tijuana la serie completa, me faltan 3 de los 9 tomos de la saga, he tenido que leer también “El retorno del profesor de baile” mientras me hago de las demás novelas de la serie, pero han sido muy buenos libros, se los recomiendo ampliamente, y dado que no encontré uno de los que me faltan me decidí hoy en la tarde, allí en Gandhi por este último de Wallander, pero que esperemos como dije al principio que no sea el del cierre de la saga. “El hombre inquieto” me costó $299 pesos, más o menos $15 euros o $23 dólares estadounidenses, no es barato, pero aún está en el precio que me puedo permitir por unas noches de esparcimiento en casa.

Tijuana, en una noche de invierno que parece de primavera. 8 y 37pm

Actualización: Enero 16 del 2010.

Mankell nos ha mostrado en esta novela a un Wallander con mayor juicio, como una persona con elevada capacidad de análisis y razonamiento, como se aprende con la literatura, independientemente que sea ficción, vaya me atrevo a señalar que este género de la literatura nos ayuda tanto como las obras de no ficción.



El cerebro de Kennedy

No me refiero al cerebro del presidente J.F. Kennedy, ese es el título del libro que compré esta tarde en librería Gandhi. Me dolió que no tuvieran más libros de Mankell bajo la colección Maxi de Tusquets, y tuve que pagar $250 pesos por esta novela (13 euros aproximadamente), supongo que para quien vive en europa esta cantidad no representa casi nada por un buen libro.

En otra de las novelas de Henning Mankell allí en la librería, me llamó la atención que traía una cintilla donde señalaba que este autor lleva vendidos más de 25 millones de ejemplares de su obra, por lo tanto debe ser ya una persona sin penurias económicas y puede vivir como rey, aunque quien sabe, hay personas que nunca aprenden a usar el dinero.

Este es mi primer libro del 2010, cerré el 2009  con estupendas veladas leyendo y tomando café, tengo fe que este año, que será en todos los aspectos mejor que el último de la pasada década, la lectura será placentera.

No necesito volver a comentarles que este autor sueco posee una envidiable narrativa, aunque estoy consciente de que a muchas personas no les gusta el género de novela negra y pensarán que existen mejores formas de aprovechar el tiempo, solo que hay que tomar en cuenta que el mejor tiempo libre es aquel que se utiliza en lo que más nos agrada, así que habrá personas que lo inviertan en ver TV, otros en escuchar música, otros tuiteando, otros durmiendo, etc, etc. Que cada quien use su tiempo libre como quiera, pero la obligación es disfrutarlo. De lo contrario, que desperdicio de vida.

Tijuana, B.C. Una noche de enero a 20 grados centígrados y en espera de que el café termine de colarse.



El retorno del profesor de baile

La lectura en el 2009 fue apasionante, en el último trimestre de este año fueron 10 libros de novela negra los que disfrute aparte de otros tantos y de diverso género, el último lo compré ayer por la tarde en la librería El Día aquí en Tijuana y es de Henning Mankell, el famoso escritor sueco, se titula “El retorno del profesor de baile”.

Llegué a este autor después de leer en octubre pasado los tres libros del finado Stieg Larsson, en estos le encontré sabor al género de novela negra, he disfrutado noches enteras leyendo las peripecias de Kurt Wallander, a quien creo que me parezco solo en una cosa: Ambos tomamos café como cosacos desvelados.

Fuera de broma, así como hay institutos que han podido identificar aspectos relevantes en los escritos de William Shakespeare para encontrar mejoras y desempeñar un trabajo mejor, muy bien podríamos encontrar aspectos que nos servirían para mejorar nuestra profesión en la obra de Mankell, para empezar, el inspector Wallander tiene una enorme capacidad de auto organizarse y auto motivarse, ama su trabajo como pocos y es un excelente compañero de equipo, tiene una gran capacidad de deducción y el nivel de principios y valores son de primera.

En esta ocasión, la novela “El retorno del profesor de baile” no tiene en Wallander a su protagonista, en su lugar surge Stefan Lindman, y adquirí el libro pues aún no me llega la continuación de las primeras 5 novelas de 8 que ha escrito Mankell de la saga Wallander, el último precisamente es de este 2009 y se titula “El hombre inquieto“.

Son pocas, pero importantes las cosas que hay que agradecerle al 2009, dentro de estas se encuentra mi regreso a la lectura intensa y programada. La más importante del año, es retornar como lo hice a medio año a una oficina, pasé casi la mitad de este año en la banca -no se entienda en Bancos, quiero decir que no tuve trabajo- y fue una gran experiencia, pero que no se la deseo a nadie, y si tuviera enemigos, ni a ellos…

No me despido de Ustedes, nos vemos en Enero próximo, mientras tanto, les deseo lo mejor para este 2010 que lo tendremos aquí en unas pocas horas más…

Tijuana, B.C.