27 Letr@s


Están escuelas bajo amenaza

El título de esta entrada es exacto al de la nota de Reforma.com, hoy lunes 21 de Junio del 2010. El importante rotativo ‘revela’ una encuesta donde se señala que: “Adentro de las ‘escuelas seguras‘, que impulsa la SEP desde 2007, hay riñas y robos y en los alrededores venta de drogas”.

Y me pregunto: ¿Pues que carajos esperaban encontrar con esta encuesta?

Y si las acciones que tomen los distintos niveles de gobierno para corregir este grave problema se orientan a atacar las consecuencias y no las causas, volvemos a lo mismo, el cuento de nunca acabar en nuestro México y en donde todos los días algunas personas hacen fortunas y agrandan otras tantas actuando de esa ineficaz forma.

No es aumentando el nivel de seguridad en las escuelas como se resolvería el problema, vuelvo a señalarlo, hay que ir contra las causas:

a. Pésimo nivel educativo de la mayoría de los maestros.

b. Un sindicato de maestros que fomenta la mediocridad y otras plagas más.

c. Niños y jóvenes sin valores, de manera que tengan ‘cimientos’ para rechazar comportamientos dañinos.

d. Padres que ante la falta de oportunidades viven modelos con falta de ética, y no es criticable de mi parte, ya lo he señalado varias veces: Cuando el hambre o la enfermedad entran por la puerta de un hogar, la ética o los principios y valores salen por la ventana.

e. Y el cáncer más perjudicial de todos: No hay justicia en este país para el que tiene dinero o desempeña un puesto público, empezando por los diputados, senadores y gobernadores, se escudan algunos en su fuero y otros han construido mafias políticas que los protegen.

Y a todo esto, ¿creen que en nuestra lista de prioridades nacionales se ubica ponerle solución a estos cinco puntos, que en realidad es un listado que no alcanza con las 27 letras del abecedario?

Por supuesto que no, de eso se trata de que no haya prioridades o una planeación efectiva, hay que revolver las aguas para que como dice el dicho: A río revuelto, ganancia de pescadores.



Aplaudo la valentía del arzobispo

“El arzobispo de la Arquidiócesis de Durango, Héctor González Martínez, aseveró “más adelante de Guanacevi, por ahí vive El Chapo, todos lo sabemos, menos la autoridad”.

Así empieza la nota de El Universal. Aplaudo la valentía del arzobispo, pues ya basta que Durango esté sometida por el crimen organizado, la empresa para la que prestaba mis servicios hasta el cierre de 2008 es un ejemplo de lo difícil de operar allí en la legalidad, sufrimos robo de camiones y sus mercancías, asalto a vendedores, amenazas y extorsión al gerente de la sucursal, etc.

No se puede vivir en ese clima que impera en Durango y bien por el arzobispo que pone el dedo en la llaga.



Soy Gaby, una de tantas víctimas

1917026La nota del periódico reforma no podía ser más triste, observar la mano de Gaby despierta un sentimiento de llegar desear la pena de muerte para todos los secuestradores en México, previa mutilación de sus extremidades y sin anestesia -aunque se diga que con eso nos rebajamos al nivel de los criminales, y ¿qué importa? tal vez ese sea el único lenguaje que entiendan-:

Gaby posó su mano izquierda sobre la espalda del Presidente Felipe Calderón, quien la atrajo hacia él al final de la toma de posesión del nuevo consejo directivo de México Unido Contra la Delincuencia.
La uña de su pulgar resaltó pintada de rojo. Pero era la única. El resto las perdió junto con la mitad de cada uno de sus dedos durante los casi siete meses que estuvo secuestrada.
Ante el Presidente dio a conocer su testimonio: el miedo, la desesperación, el enojo, la tristeza que sufrió durante su cautiverio, del que fue liberada porque su familia, con mucho esfuerzo, pagó el rescate
“.

Para estos hijos de la chingada no fue suficiente cortar un solo dedo, el primero fue para meter miedo a la familia de Gaby, los otros tres seguramente fueron por placer.

Sr. presidente, gracias mil por cada secuestrador que capturan las fuerzas del orden, pero por favor no los capture ya, de la orden de que los maten en el intento de captura, o de un accidente en sus celdas, por ejemplo resbalarse en el baño.



SOS – Sistema de Observación para la Seguridad Ciudadana
27 febrero 2009, 5:00 AM
Filed under: Corrupción, Crisis, Cultura, Violencia | Etiquetas: , , ,

logo_sosSegún la página web de este sitio fundado por Alejandro Martí, el de la frase SI NO PUEDEN, RENUNCIEN, soy el miembro # 54,845

Si queremos cambiar a México, debemos dejar la actitud pasiva, hay que registrarse como primer paso. La dirección de la página web de SOS la dejo en esta liga.

SOS Trabajará para:

  • Que cada ciudadano se convierta en un observador de la seguridad.
  • Que  los 32 estados de la República Mexicana formen su propio Observatorio conformado por los ciudadanos y las organizaciones líderes de la sociedad.
  • Apoyar a las organizaciones sociales existentes y que  desarrollan propuestas y soluciones para mejorar la seguridad pública y así multiplicar sus efectos positivos.


Termómetro del delito en México

termometro_icesiEl termómetro de arriba difícilmente mostrará mejoría sin nuestra participación activa. Hagamos de nuestra ciudad un lugar seguro para vivir, debemos empezar por nuestra cuadra, seguir por nuestra colonia y de una en una, terminaremos tranquilizando a la ciudad. De las entidades que aparecían en el verde del termómetro, Zacatecas y Querétaro pudieran seguir allí con un pequeño esfuerzo, lo que es Coahuila y Yucatán han cedido a la violencia.



¡No tomen prisioneros!

1889337Al parecer esa puede ser la orden que circula entre los militares. Esta semana hemos leído sobre combates del ejercito mexicano con narcotraficantes y secuestradores, en dichos enfrentamientos han muerto todos los delincuentes.

Hoy se suscitaron en Chihuahua los dos últimos eventos, el resultado de estas balaceras fue 14 delincuentes muertos, 1 militar y previo a la lucha con el ejército los secuestradores habían matado a 6 rehenes.

Creo que ya no queda de otra, la delincuencia le ha perdido el respeto al país y el miedo a las fuerzas armadas. Se escucha duro, pero no hay más, esto es la guerra.