27 Letr@s


Do I look illegal?

A estas horas la gobernadora de Arizona no ha de sentir lo duro, sino lo tupido. El costo político de lanzar una ley antiinmigrantes parece ser que será mucho más elevado que lo que haya imaginado ella y su equipo de asesores, y es por estos últimos donde deberá empezar a hacer cambios.

Hoy en día el ejecutivo, en este caso la gobernadora, no puede tomar decisiones sin antes pasen a revisión por parte de sus asesores, y de distintas áreas o disciplinas, de esta manera se obliga a plantear el problema desde todos los ángulos posibles y que la solución para ese problema sea la mejor, la que sirva a la mayoría y cuide de las minorías.

La lección para la gobernadora no tenía que ser de esta forma, ¿Por qué sus asesores no le previnieron y señalaron que no se meta con las minorías?

¿Por qué le falló a la gobernadora este asunto?

Este día en Los Ángeles, California, la tercer ciudad con más mexicanos en el mundo, solo detrás de la Cd. de México y Guadalajara, ha sido testigo del músculo de los latinos, bajo unas camisetas con la pregunta ‘Do I look illegal’ se han congregado en el centro de la ciudad y desde allí se dejarán escuchar en todo el mundo.

Señora gobernadora, que burra es Usted, ahora va a tener que recular y el desgaste político que ha sufrido no sanará fácilmente.



El Racismo hoy en día puede resultar muy costoso
24 abril 2010, 3:00 PM
Filed under: Comunicación, Crisis, Economía, frontera, Negocios, Política, Violencia | Etiquetas: , , , ,

El encabezado de la nota es atemorizante: Alistan ‘boicot económico’ contra Arizona. Y me diera gusto también de que de este lado de la frontera practiquemos la ley del oro, o sea quien tiene el oro pone las leyes.

El caos que sufrirían las poblaciones del lado americano pegadas a la frontera con México sería tipo batalla bíblica, por supuesto que también perderían las ciudades de este lado, pero siempre arriesga y termina perdiendo más el que tiene más que perder. Y en estos momentos los ciudadanos de Estados Unidos están tratando de salir de una crisis y no les conviene comprar otra.

El meollo del asunto es una ley antiinmigrantes en ese Estado de la Unión Americana, solo que la globalización y el internet han ocasionado que los costos por practicar el racismo se hayan incrementado notablemente.

El mexicano que va y realiza sus compras en las tiendas del sur de Estados Unidos tiene el poder de quebrarlas, ¿será momento para los americanos querer probar que no podemos? Y luego, por si fuera poco, grupos estadounidenses que están en contra de las acciones de la gobernadora Jan Brewer también tienen el poder de causarles un daño económico.

Señores gringos, ¿quieren ver a Tucson y parte de Phoenix convertidos en ciudades fantasmas? Por Nogales ni pregunto, allí no quedarían ni ladrillos si los mexicanos queremos.