27 Letr@s


Aquí estoy, aquí sigo…

imgresHan pasado varios meses desde que escribí la última entrada de estas 27 Letras, las dejé de lado para concentrarme en mi nuevo empleo y así ha sido este año, ocho meses intensos de ocupaciones, viajes y trabajar con viejos conocidos y compañeros de batallas pasadas.

En este período de tiempo el mundo ha cambiado, no veo una evolución positiva, pero al final del día estos cambios habrán de generar mejoras, así ha sido siempre, no veo porqué en esta ocasión habría de ser distinto.

En mi país hemos estrenado presidente, lleva nueve meses al frente de una nación muy importante, pero que sigue sumida en un sistema dominado plenamente por la corrupción, los políticos de siempre que se rotan sus puestos delinquiendo con impunidad con nuevos empresarios que se enriquecen de la noche a la mañana y aquí no pasa nada.

La tasa de violencia o ha disminuido o ya nos acostumbramos a que amanezca una decena de cadáveres a cada rato, principalmente en los estados del centro y del norte del país; por un lado atrapan a los nuevos capos del crimen y  por otro sueltan al rey de capos del narco, todo cambia pero para seguir igual dirían los críticos del sistema.

Por el lado de la tecnología siguen los cambios, me enteré ayer que Steve Ballmer dejará Microsoft en unos meses más, ¿porqué sigue la tardanza?, este señor debió de mudarse de oficina hace unos cinco años y el bueno de Bill Gates había pospuesto la decisión de removerle; es necesario que venga nueva sangre, alguien que entienda que los móviles han sido lo nuevo esta década, y que para allá se dirige todo, al menos los próximos 7 años, pues antes del 2020 deberá aparecer una nueva tecnología que revolucione nuestra forma de interactuar con el mundo, ¿o alguien cree que no hay nada que sustituya al smartphone de hoy en día? Yo pienso que si, que vendrá algo más novedoso, sino pregúntenle a la imprenta, a la radio, a la televisión, y que mejor muestra que los ciclos se van acortando de un medio a otro.

En fin, mucho que platicar para tan corto espacio y sin aburrirles, así que ya iremos retomando esto, con calma y nos amanecemos.

Que tengamos un gran cierre de mes…

Domingo 25 de Agosto de 2013, 8:55 am

La imagen es cortesía de: http://granilustrador.blogspot.mx/2011/05/aqui-estoy.html



Seis años tirados a la basura

Leo las recientes declaraciones de Felipe Calderón y me preocupo aún más, pues asemejan palabras huecas para la mayoría de los que habitamos México.

El presidente de la república señaló: “Morelos firmó la Constitución y ofrendó su vida para protegerla y proteger al Congreso que la hizo posible. Nunca pactó con los enemigos de los mexicanos. Hoy los enemigos de la nación son otros, pero nuestro deber de buscar la igualdad, la seguridad y proteger la propiedad de los ciudadanos y su libertad es el mismo: nuestro deber de hacer respetar las leyes debe seguir siendo siempre y en todo momento la valiosa guía que hay que rescatar de Morelos”.

¿Cómo llamarle enemigo al cáncer del narcotráfico? Enquistado hasta el alma de una población que no cree en sus funcionarios públicos, esos que en lugar de aplicar la ley de manera pareja se encargan de proteger a los suyos y aprovecharse de cada reglamento que hay en este país. Esos que viven sin restricciones y que no conocen la palabra crisis, que tienen sueldos elevados y en sus casas no carecen de nada, esos que reciben regalos indebidos y que mandan a sus hijos -con ropa de moda- a las mejores escuelas del mundo, me pregunto que bueno puede salir de un joven que observa a diario en su casa lo que no se debe hacer y va a una escuela a obtener mejores conocimientos, ¿será que solo pensará en encontrar maneras más ingeniosas de seguir robando como sus padres?

Cuando Calderón escogió a su enemigo lo hizo de manera simplista, pensó que terminar con el narcotráfico era cuestión de mandar policías y soldados a patrullar calles, es como querer curar un cáncer de colon frotándonos alcohol en los brazos y piernas, probablemente el alcohol si mate los gérmenes que están en nuestras extremidades, pero el meollo del asunto requiere otro tratamiento, así el narco, es una cuestión que ha prosperado debido principalmente a la corrupción que iniciaron los “servidores públicos”, cuando la mayoría de los integrantes del narco se dieron cuenta de que la ley no aplica para quien tiene dinero, cuando en México todo político tiene su precio, todos.

Felipe Calderón ya está en la recta final de su mandato, ese período que parece que nunca empezó para nuestra desgracia, es una de las desventajas de que nuestros presidentes sean elegidos por períodos de seis años, mucho tiempo para quien no -sabe- quiere hacer las cosas, es preferible una presidencia de cuatro años y que tenga la oportunidad el ocupante de la silla del águila de ser refrendado en el cargo por una vez más si es que está haciendo bien su trabajo.

Hoy la sensación que tenemos la mayoría es que fueron seis años tirados a la basura, un desperdicio bañado en sangre pues las causas principales de la violencia en México siguen intactas, probablemente con unos pocos de microbios menos, pero el cáncer sigue vivito y coleando.

P.D. También hay muchos que pensamos que si el presidente está realizando en forma pésima su trabajo, los del Congreso lo hacen peor… ¿Pa´donde jalamos?



El problema no es Felipe Calderón
10 agosto 2010, 6:11 AM
Filed under: Corrupción, Crisis, Inseguridad, Violencia | Etiquetas: , , , ,

Muchos quisiéramos estar sin saber nada de la violencia que nos carcome hoy en día. Pero no es posible, por décadas el monstruo de la delincuencia se fue alimentando al amparo de políticas oportunistas y cuando se les levantó la mano, pues no pueden estar por encima de la ley, se desataron los demonios.

¿Es culpable Felipe Calderón por los miles de muertos que lleva este sexenio? Si alguien piensa que Calderón es un asesino y traidor que empiece a quemar las leyes en nuestro México, si alguien piensa que Calderón está infringiendo alguna ley al tratar de poner orden en este mierda país que lo diga, las calles, colonias y barrios no pueden estar en manos de delincuentes profesionales, echándole la culpa al PAN en este momento y gritando consignas en su contra es hacerle un favor a los creadores de la delincuencia, a los que pactaban impunemente con el narco, o sea, a ciertas personas del PRI.

No todos lo priístas son corruptos o narcotraficantes, y no todos los panistas son éticos, se deben detectar a los que no respetan las leyes independientemente del partido en el que militen y encerrarlos, ellos son los verdaderos delincuentes.

Que Felipe Calderón no tiene el poder ilimitado que tuvo un Carlos Salinas, un José López Portillo, un Luis Echeverría y de allí para atrás es cierto, pero recuerden que la mayoría votamos en el año 2000 para sacar al PRI de Los Pinos y lo logramos, que Vicente Fox haya permitido que su ambiciosa esposa dañara su imagen y entorpeciera su gestión es algo que tendrá que afrontar lo que le queda de vida al primer presidente del PAN, pero que nadie venga a decir que Felipe Calderón es igual de corrupto que los viejos presidentes. Por supuesto que tiene fallas, como la de excederse en el consumo de alcohol para empezar, pero díganme que somos al final los mexicanos: Una bola de dejados y de mediocres que tenemos un país promedio, con deportistas incapaces de subirse el podio en la proporción a lo que gastamos en su formación, con profesionales de sus respectivas áreas que no dan el estirón y que pierden ante la competencia de profesionales de otros países, y siendo como somos queremos un presidente perfecto.

Muchos quisieran tener un presidente omnipotente, que pactara con el Narco, que aplacara a los delincuentes mediante licencias para robarnos y secuestrarnos, ¿seguro que eso es lo que necesitamos? ¿Quieren un Hugo Chávez? Seguramente dirán que quieren a una Ángela Merkel o a una Michelle Bachelet como presidente de México, el detalle es que ni las dos juntas podrían gobernar de manera correcta una semana a los mexicanos, el problema no es Felipe Calderón, entendamos por favor, el problema somos nosotros, la mayoría.

El problema es que creemos que tenemos todo el tiempo del mundo, y no es así. El problema no es que gane Marcelo Ebrard o Enrique Peña Nieto la presidencia en el 2012, el problema es que los dejemos hacer lo que les de la gana…



Datos duros sobre el combate al narco en México

Muy interesante el reportaje de investigación que publica en el número de agosto de la revista Nexos el periodista Eduardo Guerrero Gutiérrez.

El trabajo se titula: Los hoyos negros de la estrategia contra el narco.

Es de lectura obligada, sobre todo para el presidente Calderón e integrantes de su primer círculo.



El sistema perfecto

Hace un año exactamente escribía en este mismo sitio sobre “los empleos que brinda el narco“, y estas son fechas propicias para recurrir a este tema pues nuestro país lleva dos años completos sumido en problemas económicos, no termina para los mexicanos la crisis y no puede terminar algo que se ha convertido en enfermedad crónica debido a los desórdenes políticos,  y una débil infraestructura física y mental del mexicano promedio.

México está formado por una inmensa mayoría de promedios, producto de un sistema ineficiente de educación y palpable ausencia de valores. En México no tenemos un solo líder positivo con presencia nacional, y los líderes locales y regionales son escasos.

No lo es el presidente de la república, no lo son los presidentes del Senado o Cámara de Diputados, no lo son los ministros de la Suprema Corte de Justicia, no lo es el cardenal Norberto Rivera máximo dirigente de la Iglesia Católica; el mismo sistema ha logrado que para poder ser un líder nacional tienes que estar muerto, como Juárez o como Colosio, vivo no te dejan.

Comunicarse con el mexicano promedio es difícil, hay demasiada interferencia y el mensaje tiene muchos enemigos, primeramente los dueños de los medios no escaparían al escrutinio público, han crecido y se han convertido en multimillonarios gracias a permitir que los políticos abusen de los ciudadanos, no hay ética en los medios. En segundo lugar el mismo mexicano no termina de comprender la realidad en la que vive, es víctima sin buscar a su verdugo, ¿Para que? ha de pensar, si el que llega a un puesto público lo único que hace es robar, independientemente del partido que represente. ¿Para que? Si no hay justicia contra el que tiene dinero. ¿Para que? Si el mexicano no tiene memoria.

La clase política, de manera voluntaria e involuntaria creó el sistema perfecto, no hay forma visible de derrotarlo y si alcanzas a llegar a un puesto político importante la corrupción te devora, no alcanzas a resistir la tentación de hacerte millonario, son tan grandes los problemas en México que mejor le dan la vuelta a la hoja y echan para adelante la búsqueda de soluciones, que el siguiente que ocupe tu puesto resuelva esos problemas, tu ya eres un triunfador que no necesita cumplir la palabra que empeñaste en la campaña.

Mientras tanto, los problemas del campo, del sector turístico, del sector comercial e industrial siguen creciendo y con ello las oportunidades se van a otros países y nos quedamos con nuestros pobres y ahora con miles de personas que ante la falta de valores se convierten en rufianes, como lo haríamos todos en caso de no tener un peso en la bolsa y si una familia sin alimento o alguien enfermo, ya lo señalaba meses atrás: Cuando el hambre o la enfermedad entran por la puerta, la ética sale por la ventana.

Todos estamos hechos del mismo material y por eso somos testigos de semanas donde las ejecuciones en todo el país se acercan a las 300 personas, el Narco se ha convertido -ante la ausencia de oportunidades- en el principal empleador del país, aunque parezca ficción es nuestra triste realidad.



Costos secundarios en la Guerra al narcotráfico mexicano

El presidente Felipe Calderón le declaró la guerra al narco en México hace poco más de tres años, las cifras de muertes violentas en este período y conforme a datos del mismo gobierno rondan las 22,500, amén de cientos o miles de heridos.

Respecto a estos últimos, ¿Cómo planearon el presidente Calderón y su equipo la atención de delincuentes heridos? Es común observar que a esta personas las lleven a hospitales privados ¿porque no recurrir el 100% de las veces a instituciones que son propiedad del Estado? y de esta manera no le costarían más al ciudadano. En la foto de a lado se observa el sitio donde han llevado ayer al narcotraficante Gerardo Álvarez Vázquez alias “el indio”.

Aclaro que no pido se le niegue la atención médica a nadie, independientemente de que una persona sea herida cometiendo el delito de pelear contra las fuerzas del orden, debe recibir el auxilio correspondiente, pero hay que hacerlo sin que esto incremente el costo de la guerra, que por lo demás es la cosa más absurda que nos puede pasar: No debe haber una guerra contra el narco, deben tomarse otras medidas para que en nuestro país el consumo de drogas se controle, será imposible desaparecer ese fenómeno. Respecto al tráfico, si en Estados Unidos no controlan el consumo es también imposible frenarlo, y por cierto la guerra debería estarse desarrollando del otro lado de la frontera no de este, ellos son los que la compran y se la meten por todos los orificios naturales y artificiales de sus cuerpos.

Señores gobernantes, es ya muy elevado el costo de la guerra como para que no controlen los gastos secundarios en México.



904 muertes violentas en Enero del 2010
1 febrero 2010, 9:57 PM
Filed under: Crisis, Estadística, Violencia | Etiquetas: , , , ,

La cuenta que lleva el periódico Milenio es en realidad una aproximación, la cifra fue más elevada, anoche no se cerraba el mes de enero y en Nogales, Sonora, ya se habían ejecutado a otros cinco.

Ojalá la cifra terminara allí, que va, hay otros tantos de los que nunca se sabrá, los que fueron enterrados en fosas clandestinas o disueltos en ácido.

El recién fallecido y reconocido periodista y literato argentino Tomás Eloy Martínez señala en su columna póstuma: Los novelistas van siempre un paso adelante de la realidad.

Acá en México ni en la peor de las novelas de crimen nos hubiésemos imaginado la terrible cifra de muertes violentas que van en los últimos años, decenas de miles, y los que faltan.

Por todos lados se comenta en México, la estrategia que adoptó el actual gobierno y su guerra contra el Narco ya fracasó, no entendemos porque el presidente Calderón se aferra en continuar, día tras día la cifra aumenta, ayer más de cuarenta, hoy no termina el primer día de febrero, no sabemos cuantas van a ser.

Tampoco creo que la solución sea la que propone el finado columnista: El arma más efectiva contra los jefes del narcotráfico es arruinarles el negocio. Y la única vía posible para hundirlos es legalizando el consumo. No se trata de alentar el consumo, sino de controlarlo mejor, invirtiendo en campañas efectivas de salud pública.

Los narcos han demostrado que si les ponen trabas al tráfico de drogas, ellos seguirán buscando el dinero fácil mediante el robo, secuestro o extorsión.

Mientras tanto el ciudadano común en México está entre dos fuegos.