27 Letr@s


Qiu Xiaolong
5 diciembre 2010, 12:01 AM
Filed under: Cultura, Diversión, Ficción, Lectura, Literatura, Novela | Etiquetas: , , , , ,

Nuestra forma de entender el mundo es muy limitada, nos hemos acostumbrado a ver y practicar costumbres occidentales y cuando nos adentramos en la obra de un escritor chino como lo es Qiu Xiaolong nos damos cuenta de lo difícil que es vivir y subsistir en el país más poblado del mundo.

En México y la mayoría de los pueblos del mundo no necesitamos permisos para trabajar en lo que nos guste, estudiar lo que nos agrade y gozamos de toda clase de libertades, sería muy difícil para la mayoría de los chinos entendernos.

Hace un par de noches me enganché con la novela ‘Muerte de una heroína roja’ de este excelente autor, me congratulo de haber dado con su libro y entender un poco más de la vida cotidiana en el gigante asiático, les recomiendo la obra, sobre todo cuando comprendemos que para conocer verdades hay que leer novelas.



Ángeles en la nieve
17 septiembre 2010, 12:01 AM
Filed under: Cultura, Lectura, Literatura, Novela | Etiquetas: , , , ,

Las últimas seis noches las pasé absorto leyendo a Robert Ludlum y su libro ‘El protocolo sigma’, hoy que fue día festivo leí por la tarde después de regresar de una comida con el personal de la sucursal de Ensenada.

Hace un par de horas terminé de leer ese libro y a falta de sueño acudí de inmediato al Sanborns de la avenida revolución y calle 8 en Tijuana, tenía que conseguir otro libro de bolsillo, tuve la suerte de encontrar ‘Ángeles en la nieve’ de James Thompson, obra también del género de novela negra.

El libro de editorial Rocabolsillo/Criminal costó $108 pesos, menos de $9 USD, lo que considero un exquisito bocadillo de lectura:

El inspector Kari Vaara, detective en jefe de una pequeña comisaría de policía de pueblo, es el protagonista de esta novela que nos introduce en el submundo violento y oscuro de Finlandia.

En Kaamos, justo antes de Navidades —la época más sombría del año en el Círculo Ártico—, una bella inmigrante somalí aparece brutalmente mutilada en un campo nevado y presenta un extraño símbolo racial grabado en el pecho. Cuando Kari Vaara empieza su investigación, sabe que debe intentar mantener este crimen tan en secreto como sea posible porque constituiría un escándalo en una Finlandia que vive su xenofobia con vergüenza.
Además, las exigencias que una investigación de este tipo tiene empiezan a pasar factura al matrimonio de Vaara. Por un lado, su mujer estadounidense, Kate, lucha por adaptarse tanto al difícil clima ártico como a la cultura del silencio y la soledad que caracterizan Finlandia. Por el otro, Vaara, quien está atormentado por su durísima infancia y su primer matrimonio fracasado, descubre que el pasado llama a su puerta de nuevo: sus sospechas sobre el asesino de la joven somalí recaen, principalmente, en el hombre por el que su primera mujer le dejó
“.

Son 252 páginas así que al menos tengo material para dos noches, pásenla bien…



Cortafuegos

Con esta obra de Henning Mankell se me agota la saga del inspector Kurt Wallander, ya no me quedan más libros del gran policía sueco por leer -salvo La pirámide, que transcurre cronológicamente antes que su primer libro-, precisamente en este 2010 Mankell publicó en español la última aventura de Wallander –El hombre inquieto– y lo retiró de las fuerzas policiacas, así que disfrutaré esta novela que he empezado a leer en esta noche fresca de Tijuana, expectante por la posible violencia que se desate a raíz de la detención de más de 60 agentes de diversas corporaciones por parte del ejército mexicano y por la muerte de un capo de alto rango en la ciudad de Guadalajara que respondía al nombre de Ignacio Coronel.

No tengo idea que leeré después de haber terminado con la obra de Henning Mankell, la trama sueca está muy bien lograda y celebro haber leído la trilogía de Stieg Larsson antes de haber descubierto a este autor, no le hubiera leído con la frescura que lo hice y me permitió disfrutar enormemente las peripecias de Lisbeth Salander y Mikael Blomkvist, personajes principales de los libros de Larsson.

Sobra decir que son de lectura obligada ambos autores.



Pisando los talones

Anoche empecé una novela más de Henning Mankell, se titula ‘Pisando los talones’ y de nueva cuenta pertenece a la saga Wallander.

Me ha resultado adictivo desde el año pasado haber ido leyendo una a una las novelas de este gran escritor sueco, el género de novela negra es fascinante, sobre todo con un inspector como Kurt Wallander que se encuentra a años luz de ética de lo que sería un policía similar en México y Latinoamérica, acá es imposible, ni en ficción podríamos imaginarnos a un miembro de la PGR que fuera igual de decente.

La novela es fascinante, ya leí las primeras 100 páginas, algo así como el 25% de la obra y me ha resultado muy placentero.

Por enésima ocasión recomiendo ampliamente una obra de Mankell.



Antes de que hiele

Esta semana que pasó leí un libro más de Henning Mankell, se titula ‘Antes de que hiele’ y de nueva cuenta las aventuras del inspector Kurt Wallander me transportaron al sur de Suecia, ese país de vientos fríos y crímenes resueltos.

Linda Wallander empieza a tener protagonismo, supongo que Mankell la va preparando para suceder a Kurt en sus aventuras policiacas, la trama es exquisita, sus 318 páginas se me fueron volando.

Poco a poco las obras que leo en la pantalla de mis computadoras se van acumulando y encontrar estos libros de manera gratuita en la web aunque no lo crean me dejan un sentimiento de culpabilidad, a la larga si todos leemos sin pagar las obras de los demás terminaríamos matando a la literatura, así que prometo no abusar de Scribd.



La reseña que es imposible de escribir en México, no hay material al respecto

Nuestra realidad política no solo ha robado las oportunidades a millones de personas hoy desamparadas, sin estudios, sin empleo, sin derecho a una pensión cuando el invierno les llegue.

En mi caso me ha robado la oportunidad de una reseña de novela policíaca, género conocido en todo el mundo como novela negra.

Los suecos son grandes escritores de este tipo de novela, Henning Mankell, el fallecido Stieg Larsson y en mis manos tengo la obra “Aurora Boreal” de Asa Larsson, podría pasarme el resto del día señalando a estupendos autores europeos amantes del suspenso policíaco, por lo que es triste rebuscar en la literatura moderna mexicana y no encontrar algo similar, acá no tenemos novela negra, imposible recrear alguna trama donde se involucre a los oficiales de policía y hacer a una lado la corrupción, imposible.

En México nadie estaría interesado en leer una novela policíaca, todos sabemos que la Policía en nuestro país es por lo general un organismo devaluado, son pequeños seres sin capacidad para ser íntegros, han rebajado tanto esa bonita profesión que todo lo relacionado suena a burla, a engaño, son empleados del hampa en su gran mayoría y lo último que les interesa es servir y proteger a la sociedad.

Así que los lectores que gustamos de la novela negra nos vemos obligados a recurrir a los suecos, a esa investigación bajo el frío austral, pero policías honestos.

Empezaré esta novela hoy en la noche, en el verano más frío -y por lo tanto agradable- que me ha tocado disfrutar en mi Tijuana (Por las noches es común que estemos a 16°C).

Adquirí la obra en Librería Gandhi, costó $248 pesos, aproximadamente $19.84 USD, no es barata la lectura en mi país, por lo que le doy las gracias acompañadas de un fuerte madrazo a los políticos que lo han hecho posible, ayudaron a construir un pueblo incapaz de leer.



El hombre inquieto

No, no les voy a hablar de mi en esta ocasión, o tal vez solo un poco. Ese es el nombre del último libro de Henning Mankell y amenaza el autor con dejarlo como el último libro de la serie Wallander, y honestamente no deseo que suceda así.

Los últimos dos meses y medio me metí de lleno a la saga policiaca de Mankell, me hice fan del inspector Kurt Wallander y la Suecia descrita en los 7 libros leídos de este autor me encantó, algún día tendré que visitar Ystad y otras varias ciudades suecas, a manera de tributo a Mankell y su obra, pero sobre todo a respirar el frío aire de esa Suecia que se termina añorando en sus escritos.

Me gustaría ser la mitad de ordenado que el inspector Wallander y quisiera tener al menos una cuarta parte de su capacidad de auto disciplina, a estas alturas de mi vida y con más de la mitad del tanque de combustible quemado es algo que no puedo dejar ya de lado.

Empecé leyendo a un inspector de policía que no disponía de un celular en 1991, año en el que transcurre la primera novela, la saga continuó por los 90´s y pasó al nuevo siglo, y con este llegaron los adelantos tecnológicos que sin los cuales hoy en día nos sería imposible imaginar una vida normal: El celular y la pc.

En lo personal utilizo dos celulares a diario, uno es un smartphone que requiero para estar en línea por donde ande, es una Blackberry con servicio de Nextel y telefonía celular, el otro es un simple teléfono celular LG, que me sirve únicamente para hacer y recibir llamadas, sobre todo a los números que tengo y donde me tienen en planes gratuitos, por el primer teléfono la empresa paga 800 pesos al mes por radio e internet, y unos cuantos pesos más por algunas llamadas que realizo, por el segundo teléfono que es personal pago solo 200 pesos, el plan más económico en Telcel. Respecto a las pc´s, utilizo dos, la que llevo al negocio y es una laptop HP reciente y sobre mi escritorio en casa reina una iMac de 24″, ha cumplido dos años ya, pero es más eficiente que muchas que se operan con sistema de Microsoft. Me sería prácticamente imposible desempeñar mi trabajo sin la Blackberry y sin una pc, supongo que para un buen inspector de policía hoy en día debe ser similar.

Ayer terminé “El Cerebro de Kennedy”, una de las novelas de Mankell que no son sobre el inspector Wallander, pero es que me ha costado trabajo encontrar en Tijuana la serie completa, me faltan 3 de los 9 tomos de la saga, he tenido que leer también “El retorno del profesor de baile” mientras me hago de las demás novelas de la serie, pero han sido muy buenos libros, se los recomiendo ampliamente, y dado que no encontré uno de los que me faltan me decidí hoy en la tarde, allí en Gandhi por este último de Wallander, pero que esperemos como dije al principio que no sea el del cierre de la saga. “El hombre inquieto” me costó $299 pesos, más o menos $15 euros o $23 dólares estadounidenses, no es barato, pero aún está en el precio que me puedo permitir por unas noches de esparcimiento en casa.

Tijuana, en una noche de invierno que parece de primavera. 8 y 37pm

Actualización: Enero 16 del 2010.

Mankell nos ha mostrado en esta novela a un Wallander con mayor juicio, como una persona con elevada capacidad de análisis y razonamiento, como se aprende con la literatura, independientemente que sea ficción, vaya me atrevo a señalar que este género de la literatura nos ayuda tanto como las obras de no ficción.