27 Letr@s


Lecturas en el iPad

Este fin de semana ya no resistí la tentación de adquirir vía Telmex un iPad, los pagos mensuales accesibles me convencieron.

De inmediato pasé unos eBooks que tenía en mi laptop, los convertí de formato .PDF a formato ePub mediante el uso de un software llamada Calibre, así que en menos de media hora ya tenía mi tablet con más de 20 libros para leer en viajes y noches, sobre todo en invierno que se antoja acostarse temprano acompañado de un chocolate caliente y a disfrutar de esos espacios culturales.

Ayer por la tarde pude disfrutar de la lectura de uno de estos libros, me fui al Starbucks del Blvd. Díaz Ordaz aquí en Tijuana, y pasé un buen rato, el WiFi se portó de maravilla.

En lo personal si lo recomiendo, es una manera económica de leer pues las dos docenas de libros las conseguí sin costo vía Scribd y si le ponemos un precio promedio de 150 pesos por libro, ya me ahorré $3,000 pesos ($250 dólares aproximadamente), al ritmo de un libro por semana en poco más de un año se paga sola la inversión, adicional a ello es un excelente equipo para navegar la web, disfrutar de fotos, música y películas, ah y pude instalar el Kindle para iPad, así que los libros electrónicos que fui comprando en Amazon también ya los tengo disponibles para lectura en mi nuevo juguete.

Gracias Apple.

Anuncios


Adobe Digital Editions

Durante el último año, la lectura de libros impresos la he intercalado con lectura de .PDF´s en Adobe Reader y libros comprados en Amazon que leo en la pantalla de mi computadora mediante el Kindle for Mac. Hacerlo mediante este último software me hizo que odiara leer utilizando el Adobe Reader, principalmente debido a que no te guarda la página en la que te vas quedando y la interacción con el texto es casi nula.

Para mi sorpresa, anoche descargué gratis en mi lap top el Adobe Digital Editions y comprobé que tiene características que lo hacen al igual que el Kindle for Mac o for PC muy placenteras, como mantenerte en la última página que has leído independientemente si cierras el programa y apagas la computadora y marcadores que te permiten resaltar lo interesante. Agrego que no pude instalar el software en mi Mac de escritorio, pero con tenerlo en la lap top con windows 7 es más que suficiente.

Para quienes no desean invertir en un lector digital, llámese Kindle, Nook, Cybook Opus,  Sony Reader o un iPad el Adobe Digital Editions es una excelente opción, mejor que el Kindle for PC o Mac debido a que hay infinidad de textos gratis en la web en formatos .PDF que se arrastran hasta la biblioteca de este programa de Adobe y se pueden leer de manera muy grata.

De igual forma si el texto digital que deseas leer no está gratis en la web, importantes librerías como Gandhi te venden –aunque caros– textos que podrás disfrutar en Adobe Digital Editions, fue precisamente que en el sitio web de esta casa de libros me enteré del software mencionado.

Lo siento por las imprentas, esto es un golpe duro a sus aspiraciones, pero todo cambia y los que no tengan la habilidad de adaptarse o de preferencia anticiparse a los cambios están condenados a fracasar. No estamos lejos de que los grandes escritores a nivel mundial renuncien a vender sus nuevas obras a través de editoriales que solo encarecen la lectura, ya lo mencioné hace un par de años, autores como Dan Brown, James Patterson, J.K. Rowlling, Henning Mankell, Carlos Ruiz Zafón, Arturo Pérez Reverte y un muy largo etcétera no necesitan ya del editor, pueden establecer un sitio en internet y vender directamente sus escritos al consumidor final, estoy seguro que eso lo veremos muy pronto.



Antes de que hiele

Esta semana que pasó leí un libro más de Henning Mankell, se titula ‘Antes de que hiele’ y de nueva cuenta las aventuras del inspector Kurt Wallander me transportaron al sur de Suecia, ese país de vientos fríos y crímenes resueltos.

Linda Wallander empieza a tener protagonismo, supongo que Mankell la va preparando para suceder a Kurt en sus aventuras policiacas, la trama es exquisita, sus 318 páginas se me fueron volando.

Poco a poco las obras que leo en la pantalla de mis computadoras se van acumulando y encontrar estos libros de manera gratuita en la web aunque no lo crean me dejan un sentimiento de culpabilidad, a la larga si todos leemos sin pagar las obras de los demás terminaríamos matando a la literatura, así que prometo no abusar de Scribd.