27 Letr@s


Cuidado con el comunismo

Me ha parecido muy interesante conocer un poco más de la cultura china a raíz de la novela que estoy leyendo y tomar unas cuantas advertencias ahora que la Izquierda se prepara para ganar más espacios en México. Y ante las decepciones priístas de antaño y las recientes decepciones panistas, el voto por la izquierda mexicana no parece mala opción para muchos.

China fue el imperio del conocimiento y por ende descubrimientos hace unos milenios -tinta, pólvora, construcción, navegación, medicina tradicional, etc.-, todavía hace 500 años eran muy importantes, pero luego se vinieron abajo, el realidad el Socialismo nunca ha demostrado que es capaz de repartir la riqueza, al contrario incrementa la pobreza y eso demostró precisamente el siglo XX en el gigante asiático, en Rusia, Cuba, India, etc.

En un brillante ensayo que aún no ha sido traducido al inglés o al español, Li y su coautor, Guan Hanhui, echan por tierra la idea de que China estaba económicamente a la par con Occidente hasta por lo menos principios del siglo XIX. El Producto Interno Bruto per cápita, señalan, se estancó en la era Ming (1402-1626) y fue significativamente más bajo que el de la Gran Bretaña preindustrial. La economía de China seguía siendo abrumadoramente agrícola, donde los cultivos de baja productividad representaban 90% del PIB. Durante un siglo después de 1520, la tasa de ahorro nacional china de hecho fue negativa.

La historia de lo que Kenneth Pomeranz, un profesor de historia de la Universidad de California, denominó “la Gran Divergencia” entre Oriente y Occidente comenzó mucho antes.

Entre 1600 y 1800, China continuó estancándose y, en el siglo XX, incluso se contrajo, mientras el mundo angloparlante, seguido de cerca por el noroeste de Europa, se abría camino. Para 1820, el PIB per cápita de EE.UU. era el doble que el de China y para 1870 era casi cinco veces mayor; para 1913, la proporción era de casi 10 a 1.

A pesar de la dolorosa interrupción de la Gran Depresión, EE.UU. no sufrió nada tan devastador como la odisea de China de mediados del siglo XX: primero una revolución, luego una guerra civil y una invasión japonesa, seguidas de más revolución, una hambruna y aún más revolución (cultural). En 1968, el estadounidense promedio era 33 veces más rico que el chino, según cifras calculadas sobre la base de paridad de poder de compra (que contempla los diferentes costos de vida en ambos países). Calculado en términos actuales de dólar, el diferencial en su momento álgido llegó a ser de 70 a 1.

Así que si las nuevas propuestas gobernantes son hacernos comunistas hay que dejar de apoyarlos, China se está volviendo una potencia económica pero debido a que está tomando las prácticas que le funcionaron a Occidente:

Competencia: Europa estaba fragmentada políticamente y dentro de cada monarquía o república había múltiples entidades corporativas que competían.

La Revolución Científica: Todos los descubrimientos clave del siglo XVII en matemáticas, astronomía, física, química y biología se produjeron en Europa Occidental.

El imperio de la ley y el gobierno representativo: Este sistema óptimo de orden social y político surgió en el mundo anglosajón, basado en los derechos de propiedad y la representación de propietarios en legislaturas electas.

Medicina moderna: Todos los grandes avances en salud de los siglos XIX y XX, incluido el control de enfermedades tropicales, fueron logrados por europeos occidentales y norteamericanos.

La sociedad de consumo: La Revolución Industrial cobró fuerza donde coincidían la oferta de tecnologías que mejoraban la producción con una demanda de más y mejores productos más asequibles.

Ética laboral: Los occidentales fueron los primeros en combinar trabajo más extendido e intensivo con tasas de ahorro más altas, lo que permitió una acumulación de capital sustancial.

Esas seis “aplicaciones infalibles” fueron la clave para el ascenso de Occidente. La historia de nuestro tiempo es que “el Resto” finalmente comenzó a descargarlas, en un proceso que no fue nada fácil. Japón no tenía ni idea de cuáles eran los elementos cruciales de la cultura occidental y acabó copiándolo todo, desde la ropa a los peinados. Desafortunadamente, emprendieron la construcción de imperios en un momento en que los costos del imperialismo empezaron a superar las ventajas. Otras economías asiáticas, especialmente India, perdieron décadas sobre la premisa de que las instituciones socialistas de la Unión Soviética eran superiores a las de Occidente, basadas en el mercado libre.

Al mexicano promedio le falta más información de calidad, hemos crecido escuchando, viendo y leyendo las tonterías que Televisa y TV Azteca nos han metido en la cabeza, podríamos presumir de doctorados en TV Novelas y cuanta pendejada se le ocurre a estas dos televisoras nacionales, causantes junto con los políticos de la degradación educativa de los mexicanos.

Hoy que la izquierda se prepara para el cambio, cuidado, no es el modelo ruso el que necesitamos, no es el modelo cubano ni el venezolano, la mayoría de los habitantes de esos países lo tienen más complicado que los demás habitantes del planeta, requerimos reforzar mediante un enfoque menos drástico contra la población las seis aplicaciones mencionadas arriba, pero imposibles de buscar si no disminuimos los índices de corrupción en el país.

Las seis aplicaciones anteriores están tomadas del artículo de The Wall Street Journal.



Tratando de entender el revuelo financiero de estos días en el mundo

La semana pasada amanecimos preocupados pues la bolsa de Estados Unidos caía como resultado de malas noticias económicas en algunos países de Europa, principalmente Grecia y España y eso le pegaba a México.

Luego nos remitimos a ver de cerca el problema en España pues la bolsa caía más del 5% en una sola jornada, presionada por la mala economía en Grecia. Muchos se preguntarán que tienen que ver en la escala mundial los problemas del país Helénico, siendo que es una pequeña nación de menos de 11 millones de habitantes, vaya, todos los griegos caben en la mitad de lo que hoy ocupa la Ciudad de México y área conurbada.

Sabemos que las bolsas reflejan más que nada la confianza de los inversionistas, y si cae de manera fuerte es que hay posibles motivos de que las cosas no van bien y los dueños del capital entran a un círculo vicioso que hace más daño al final del día. El siguiente gráfico preocupa pues esas economías están muy endeudadas y eso incrementa el riesgo de falta de pago, tal vez el motivo más preocupante para los inversionistas:

Gran Bretaña, Japón y Estados Unidos son países muy ricos, el tamaño de sus economías es varias veces la de la mayoría de los países en este mundo, y no es comparable el riesgo de Grecia y España cuando su déficit respecto al PIB es tan elevado.

Grecia está metida en problemas graves al igual que España. Veamos:

Algunos consideran a Grecia como una segunda Argentina y toman nota del sorprendente paralelismo con el país que en 2001 estableció el récord de incumplimiento de pagos más grande del mundo (en dólares). Otros, como el primer ministro griego, George Papandreu, ven difíciles los problemas del país pero manejables, y se quejan de la interferencia de especuladores extranjeros mal intencionados.

Evitar el incumplimiento de pagos puede ser posible, pero no será fácil. Uno sólo tiene que mirar los datos oficiales, incluida la deuda exterior de Grecia, que asciende a un 170% de la renta nacional, o al enorme déficit presupuestal del Gobierno (casi del 13% del PIB).

Sin embargo, el problema no sólo es de números, también es de credibilidad. Gracias a décadas de escasa inversión en la capacidad estadística nadie confía en las cifras del Gobierno griego. Tampoco inspira confianza la historia de incumplimientos de pagos de Grecia.

Y en el caso de España, indicadores de desempleo son terriblemente malos, el pasado diciembre, según la OCDE, la tasa de desempleo se situó en el 19,5%, un porcentaje muy por encima del conjunto de los países desarrollados, en el 8,8%. En los dos últimos años, el porcentaje medio de desempleados en España ha aumentado en más de 10 puntos.

Las malas noticias de Grecia y España por lo tanto pasan de males a graves, y eso pone a buena parte del mundo de cabeza.

Y preguntaremos en México ¿Y a nosotros porqué? Pues simple y sencillamente nos pegan estos disturbios financieros por la importancia del dólar como moneda a nivel mundial y nuestra dependencia directa. La semana pasada, los inversionistas se apresuraron a volver a deshacerse de activos de riesgo, incluyendo materias primas y bonos corporativos. En tanto, el dólar se fortaleció a medida que los inversionistas abandonaban el euro. Para muchos inversionistas, el destino elegido fueron los bonos del Tesoro estadounidense.

Todo lo que importamos a México viene en dólares, somos un país altamente importador y cuando se aprecia el dólar nuestra planta productiva lo resiente, el día que seamos un país financieramente estable, y eso empieza por lo político, nuestra dependencia del valor del dólar será menor y las crisis de otros países serían como caso de referencia, más que de dejarnos con el Jesús en la boca, como pasa hoy en día acá a lado o a 15 mil km de distancia.



El libro Beige de la economía en USA…

beige21En Estados Unidos tienen acceso público y de manera formal a documentos muy importantes que les explican la situación económica actual, uno de ellos es el famoso Libro Beige -Beige Book-. Es elaborado por los 12 distritos que conforman la Reserva Federal -FED-.

Esta mañana se ha publicado el informe con fecha de Marzo 4, y comprende un análisis económico de este primer bimestre del año, muy completo para las 12 regiones del país, en las distintas áreas:  Gasto en Consumo y Turismo, Servicios No Financieros, Manufactura, Construcción y Bienes Raíces, Bancos y Finanzas, Agricultura y Recursos Naturales, Precios y Salarios.

Hoy más que nunca se requiere información verás y oportuna para la toma de decisiones, en Estados Unidos nos ponen el ejemplo de ello.

Por último quiero comentarles que el análisis que presenta el Libro Beige es muy duro, están señalando que la economía se ha contraído más de lo esperado y una serie de malas noticias económicas por cada una de las 12 regiones donde se espera una caída del 7% en el PIB del primer trimestre y un 3% en el segundo trimestre de 2009 que reforzarán el problema del desempleo, dentro de todo, vale la pena leerlo, es preferible conocer a fondo el padecimiento del enfermo. Solo en dos de los 12 distritos hay algo positivo, y se refiere al consumo minorista y abarrotes, fuera de allí son caras largas en todos los sectores.



EE.UU. se encamina a su peor recesión desde la Gran Depresión de los años 30
12 diciembre 2008, 8:06 AM
Filed under: Crisis, Economía, USA | Etiquetas: , , , ,


La siguiente nota de The Wall Street Journal es para preocuparnos (más, mucho más):

EE.UU. se encamina a su peor recesión desde la Gran Depresión de los años 30

La economía estadounidense se está deteriorando a un ritmo mucho más rápido de lo esperado hace tan sólo unas semanas. Esto sugiere que la recesión será más profunda y duradera de lo que se temía.

El Departamento de Comercio de Estados Unidos informó que las exportaciones, que hasta mediados de año habían servido de salvavidas para la economía, cayeron 2,2% en octubre a medida que la demanda extranjera de bienes estadounidenses continuó cuesta abajo. El déficit comercial subió en octubre a US$57.200 millones, frente a los US$56.600 millones de septiembre, a pesar del considerable abaratamiento del petróleo. Otro informe del gobierno indica que las solicitudes iniciales de prestaciones de desempleo en la primera semana de diciembre saltaron a un total de 573.000, el mayor nivel en 26 años. El número de trabajadores que siguen cobrando compensación por desempleo aumentó a 4,33 millones en la semana que terminó el 29 de noviembre.

Mientras tanto, los datos más recientes de la Reserva Federal (Fed) revelan que las familias del país redujeron su nivel de endeudamiento por primera vez desde que el banco central empezó a recopilar esta información en 1952. Aunque se trata de una tendencia positiva a largo plazo, el aumento del ahorro quiere decir que los consumidores están gastando menos, lo que constituye un nuevo golpe para una economía en la que el consumo equivale al 70% del Producto Interno Bruto.

Pronósticos actualizados

La ráfaga de cifras oficiales obligó a los economistas a actualizar sus pronósticos acerca de la magnitud de la contracción. Ahora creen que la recesión continuará hasta entrado el primer semestre de 2009. Es probable que estas sombrías noticias le den un empujón a los planes del presidente electo, Barack Obama, para orquestar un gigantesco plan de estímulo fiscal.

La consultora Macroeconomic Advisers aludió a las exportaciones y otras señales como justificación para revisar a la baja en un punto porcentual su previsión para el PIB del actual trimestre, a un declive anualizado de 6,6%. Si el pronóstico acierta, este trimestre rivalizaría con los lapsos más negros de la recesión de principios de los años 80. La economía cayó 7,8% en el segundo trimestre de 1980 y 6,4% en los tres primeros meses de 1982.

De todas formas, la cifra final del PIB podría ser más alta. Algunas firmas de consultoría siguen pronosticando un declive de poco menos de 5% para este trimestre y 4% para los primeros tres meses del año que viene.

Los economistas que participaron en la última encuesta de The Wall Street Journal estiman en promedio que el declive del PIB, que empezó en julio, sigua durante los dos primeros trimestres de 2009. Si tienen razón, sería la primera vez en que la economía estadounidense se contrae durante cuatro trimestres consecutivos durante la posguerra.

La mayoría de los economistas espera que junio de 2009 marque el final de la recesión que, según la Oficina Nacional de Investigación Económica, empezó en diciembre de 2007 (EE.UU. no se ciñe a la regla que define una recesión como dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo). EE.UU., de esta manera, experimentaría una recesión de 18 meses, el período más largo desde la Gran Depresión. Las recesiones de 1973-75 y 1981-82 duraron 16 meses. “Las peores recesiones solían ser provocadas por sucesos que pillaron por sorpresa a las empresas”, apuntó Bruce Kasman, economista de J.P. Morgan Chase & Co. Además, añade que es poco probable que las ganancias de las empresas sufran tanto como en las recesiones pasadas. “Este colapso tuvo un preludio. Por eso, la intensidad de lo que pasó es atenuada a lo largo de un período de tiempo más largo”.

En general, los 54 economistas que participaron en la encuesta predicen que el PIB se contraerá a una tasa anualizada de 4,3% en el cuarto trimestre y 2,5% y 0,5% en los dos primeros trimestres de 2009, respectivamente. El cálculo preliminar del Departamento de Comercio sugirió una caída del PIB de 0,5% en el tercer trimestre. Los economistas fueron sondeados entre el 5 y el 8 de diciembre.

A lo largo del primer semestre de 2008, “lo único que impidió que la economía reflejara técnicamente una reducción del PIB fue el comercio”, dijo Brian Bethune, economista de IHS Global Insight. “Aunque el crecimiento que veíamos era débil, era lo suficientemente fuerte para mantener a las fábricas relativamente ocupadas y absorber parte del shock de una economía local débil”, añade. Ahora, sin embargo, Bethune señala que las exportaciones contribuirán muy poco.

Por si esto fuera poco, el final de la recesión probablemente no marcará el final del desempleo. En otras recesiones, la contracción del mercado laboral continuó durante muchos meses después de la declaración oficial del fin de la recesión. “El mercado laboral se ve muy mal y va a seguir así”, dijo Allen Sinai de Decision Economics.

Muchos analistas mencionaron un esperado paquete de estímulo fiscal como la clave para sacar a EE.UU. de la recesión, pese a que los detalles siguen siendo poco claros. La mayoría de los economistas consultados expresaron su confianza en el equipo económico de Obama. Casi la mitad de los participantes dijo que el nuevo equipo es significativamente mejor que el actual. Un cuarto opinó que el nuevo equipo es moderadamente mejor.

Fuente: The Wall Street Journal (Diciembre 12, 2008).