27 Letr@s


Cuando solo queda orinar

Leer a Yoani Sánchez es dilatar los sentidos y apretujar los puños. Su más reciente post revive una rabia ajena en muchos de nosotros, así mismo nos hace reflexionar que también nosotros acá en México somos PRIsioneros de una partidocracias que nos hace creer que tenemos libertades, pero es falso, vivimos entre la espada y la pared. Por un lado los políticos que construyen su propio muro a base de latrocinios tan alto por sus complicidades que no nos deja evadirlo en aras de un mejor porvenir y por el otro la espada del crimen organizado, que espera a que respires para clavarte el acero disfrazado de extorsión, robo o secuestro.

Yoani dice: “Si al menos nuestro muro fuera así: de piedra, cemento y alambrada, podríamos  tomar el martillo o el pico para derribarlo. Si se pudiera tocar y decir “aquí comienza, acá termina” estoy segura de que ya lo hubiéramos echado abajo. Sin embargo, esa barrera que nos separa de tantas cosas es –en nuestro caso- intangible y reforzada por el mar. Si por un momento ese muro de controles y prohibiciones que nos rodea se materializara, haría gustosa un enorme grafiti sobre él. Acercaría una escalera para mirar al otro lado –tal y como hicieron los bailarines la noche del viernes-o  intentaría cavar un túnel en sus duros cimientos. Si nada de eso funcionara, haría un abundante y desafiante pis junto a su fría estructura“.

Así nosotros, nos quedan solo las meadas en la oscuridad…



La guerrilla en Latinoamérica

1893212La guerrilla en Latinoamérica siempre ha sido una profesión, hoy muy bien remunerada por los cárteles de las drogas, y anteriormente seguramente se desarrollaba con pasión. Quizá el guerrillero más famoso del mundo es el Che Guevara, inmortalizado en la fotografía de Korda. Profesión o hobbie, la guerrilla no tiene justificación de ser.

La guerrilla más activa hoy en día en América y una de las más activas del mundo, es la faramalla de las FARC en Colombia -nexos fuertes con los gobiernos de Ecuador y Venezuela, así como el narcotráfico-. En ese país le han hecho mucho daño a familias enteras y sus efectos colaterales al cuidarle el territorio al narcotráfico son imposibles de cuantificar. 

Óscar Tulio Lizcano es noticia de nuevo en Colombia, agradable noticia, pues ha sido liberado después de pasar 8 -terribles- años secuestrado por las FARC, “Lizcano, a diferencia de los otros secuestrados, siempre permaneció solo, aislado. Tuvo que vivir en plena selva virgen y la mayoríía e los años en una de las regiones más lluviosas del mundo, empapado, con dos mudas de ropa, una seca para dormir y la mojada para caminar. En esos casi nueve años de cautiverio, sólo pudo ver el Sol dos veces y hablar con 17 personas, los respectivos comandantes que tenían a su cargo el cautiverio“.

¿Se imaginan Ustedes pasar estos últimos 8 años de su vida en esa condición?



¡No tomen prisioneros!

1889337Al parecer esa puede ser la orden que circula entre los militares. Esta semana hemos leído sobre combates del ejercito mexicano con narcotraficantes y secuestradores, en dichos enfrentamientos han muerto todos los delincuentes.

Hoy se suscitaron en Chihuahua los dos últimos eventos, el resultado de estas balaceras fue 14 delincuentes muertos, 1 militar y previo a la lucha con el ejército los secuestradores habían matado a 6 rehenes.

Creo que ya no queda de otra, la delincuencia le ha perdido el respeto al país y el miedo a las fuerzas armadas. Se escucha duro, pero no hay más, esto es la guerra.