27 Letr@s


Comisión Nacional Anticorrupción, sentimientos encontrados

El detalle, como decía Cantinflas, no está en que se forme la Comisión Nacional Anti-corrupción, el detalle es que funcione dicha Comisión.

En México y dado que somos un país de católicos en su mayoría, mostramos el mismo comportamiento que los practicantes de esta religión, tienen las leyes espirituales más completas del Universo, pero no las respetan, de igual forma como país tenemos una maravillosa Constitución, leyes de toda índole perfectamente estructuradas, pero el deporte favorito de la mayoría es esquivarlas o no obedecerlas llanamente.  Así que comportarnos a un lado de la ley lo traemos en el ADN.

Por eso cuando escucho al presidente electo hablar de una nueva institución que venga a combatir el principal cáncer social que padecemos tengo sentimientos encontrados:

a. Quisiera creerle y pensar que con un nuevo organismo gubernamental podemos arreglar nuestro mayor problema.

b. No puedo creerle puesto que la corrupción necesita un tratamiento integral, prácticamente “se cura” desde el seno materno, o mejor dicho la ética se mama, se debe de aprender y practicar en casa, de lo contrario es difícil comportarse bajos sus lineamientos una vez que llegamos a la edad adulta.

Durante todos estos años que lleva el actual presidente Calderón, muchas veces comenté que la guerra que emprendió contra el narcotráfico debía haber sido contra la corrupción,  y ahora escucho que es Enrique Peña Nieto quien se lanzará en franca cruzada contra la Corrupción, de entrada le deseo lo mejor y en segundo lugar le recomiendo que piense profundamente la estrategia y tácticas que deberá poner en marcha, siendo la corrupción la madre de todos nuestros males, no crea el presidente Peña Nieto que esta se va a dejar vencer, fue más fácil vencer a la medusa griega que lo que se avecina.

Más que combatir un concepto se debe formalizar la TRANSPARENCIA en todo acto de gobierno, sindicatos y universidades públicas. Y habrá que dar un golpe de timón metiendo unos cuantos peces gordos a la cárcel, cosa que no debe ser problema, el cardumen esta grande y bien alimentado, donde ponga la mano el presidente Peña Nieto hay un funcionario o exfuncionario con cola gigante, así que, como dice el slogan de los camiones chevrolet: A DARLE Sr. Presidente que para eso lo contratamos por los próximos seis años.



Hipótesis para Sociólogos

Gabriel Zaid es uno de los pensadores más importantes del México de la mitad del siglo pasado hasta la fecha, sus ensayos son indispensables para entender a nuestro país. También es poeta, pero como su prosa me deslumbra, no he podido ir más allá de esta.

Toda su vida ha estado cercano a la tinta y al papel, menudo desperdicio de vida hubiera sido que esa inteligencia no hubiera plasmado los espasmos de sus neuronas en revistas, libros y supongo servilletas de restaurante.

Hoy que vine a comer a casa, uno de los placeres de la vida que impiden la grandes ciudades o la mala administración del tiempo y los recursos, subí a lavarme los dientes para regresar a la oficina y me tropiezo en el lavabo con uno de sus libros: “Antología general”. Y es que tengo la mala costumbre de ir dejando libros por aquí y libros por allá en casa, como si estos dieran vida a los rincones del hogar, siendo que solamente colorean los rincones de nuestra mente.

Cuando tomo un libro en las manos, lo abro al azar, aunque ya lo haya leído, y me gusta sorprenderme con la lectura de un párrafo, en esta ocasión lo abrí en la página 325 y el ensayo se titula “Hipótesis para sociólogos”. Y el tema central del mismo son las personas “pantalla” o presta nombres, individuos rapaces que hicieron fortuna post revolucionaria a la sombra de un amigo o compadre político y por supuesto servidor público que podía desviar recursos a las empresas de esas personas pantallas.

El México moderno está construido sobre presta nombres, ¿por qué nos extraña cuando salta al escenario un Juanito en Iztapalapa? O cuando un Raúl Salinas deposita cientos de millones de dólares en bancos suizos y alega que es dinero prestado de sus amigos. Los pilares de nuestro país son de barro contaminado.

No vamos a componer a nuestra patria mientras se siga tolerando a los presta nombres, mientras no haya transparencia.